Científicos mexicanos descifran el origen de un extraño incremento de rayos cósmicos de alta energía