La Estación Espacial Internacional estaba en órbita a 269 millas sobre el Océano Índico al suroeste de Australia cuando se tomó esta fotografía nocturna de la aurora austral, o "luces del sur". La nave rusa Soyuz MS-12 de la tripulación (primer plano) y la nave de reabastecimiento Progress 72 se ven en esta fascinante vista. (Foto: NASA)

La NASA ha aprobado dos misiones de heliofísica para explorar el Sol y el sistema que impulsa el clima espacial cerca de la Tierra.

Juntos, la contribución de la NASA a la Misión Epsilon del Telescopio Espectroscópico Ultravioleta Extremo de Alto Rendimiento (EUVST), y el Explorador de Imágenes Electrojet Zeeman (EZIE), podrá ayudarnos a entender el Sol y la Tierra como un sistema interconectado.

Comprender la física que impulsa el viento solar y las explosiones solares, incluidas las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal, podría algún día ayudar a los científicos a predecir estos eventos, que pueden afectar la tecnología humana y los exploradores en el espacio.

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) lidera la Misión Epsilon del Telescopio Espectroscópico de Alto Rendimiento Ultravioleta Extremo (EUVST) (Misión Solar-C EUVST), junto con otros socios internacionales.

Recomendamos: La NASA contacta con la nave Voyager 2, enviada en 1977

En cinco años

El EUVST, cuyo lanzamiento está previsto para 2026, es un telescopio solar que estudiará cómo la atmósfera solar libera viento solar e impulsa erupciones de material solar. Estos fenómenos se propagan desde el Sol e influyen en el entorno de radiación espacial en todo el sistema solar.

Las contribuciones de hardware de la NASA a la misión incluyen un detector UV intensificado y electrónica de soporte, componentes de espectrógrafo, un telescopio guía, software y un sistema de imágenes de mandíbula cortada para proporcionar contexto para la medición espectrográfica.

Según informó la Agencia, el presupuesto para las contribuciones de la NASA a EUVST es de 55 millones de dólares. El investigador principal es Harry Warren en el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos en Washington.

Mientras, el Electrojet Zeeman Imaging Explorer (EZIE) estudiará las corrientes eléctricas en la atmósfera de la Tierra que unen la aurora con la magnetosfera de la Tierra, una pieza del complicado sistema de clima espacial de la Tierra, que responde a la actividad solar y otros factores.

El índice Auroral Electrojet (AE) es una medida común de los niveles de actividad geomagnética, aunque no se comprenden los detalles de la estructura de estas corrientes. EZIE se lanzará no antes de junio de 2024. El presupuesto total para la misión EZIE es de 53.3 millones de dólares y investigador principal de la misión es Jeng-Hwa (Sam) Yee, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

La próxima generación

“Estamos muy contentos de agregar estas nuevas misiones a la creciente flota de satélites que están estudiando nuestro sistema Sol-Tierra utilizando una asombrosa variedad de herramientas de observación sin precedentes”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia en la sede de la NASA en Washington.

“Además de mi entusiasmo por seleccionar un observatorio multipunto pionero centrado en los electrojets aurorales, estoy particularmente emocionado de seguir el éxito de las misiones científicas solares de Yohkoh y Hinode con otra colaboración internacional con JAXA y otros socios europeos en EUVST. ”

La misión EUVST aborda las recomendaciones de un informe final de julio de 2017 entregado por el Equipo de Objetivos Científicos de la Misión de Física Solar de Próxima Generación de varias agencias. EUVST tomará medidas integrales de espectroscopía UV de la atmósfera solar con el mayor nivel de detalle hasta la fecha, lo que permitirá a los científicos descubrir cómo los diferentes procesos magnéticos y de plasma impulsan el calentamiento coronal y la liberación de energía.

“Estamos entusiasmados de trabajar con nuestros socios internacionales para responder algunas de nuestras preguntas fundamentales sobre el Sol”, dijo Nicky Fox, director de la División de Heliofísica en la Sede de la NASA en Washington. “Las observaciones de EUVST complementarán nuestras misiones actuales para darnos una nueva perspectiva de nuestra estrella”.

EZIE es una investigación que comprende un trío de CubeSats que estudiará la fuente y los cambios en el electrochorro auroral, una corriente eléctrica que circula a través de la atmósfera de la Tierra a unas 60-90 millas sobre la superficie y se extiende hasta la magnetosfera terrestre.

La interacción de la magnetosfera y el viento solar comprime el lado de la magnetosfera que mira hacia el Sol y arrastra el lado nocturno de la magnetosfera hacia lo que se llama una “cola magnética”. Los mismos fenómenos meteorológicos espaciales que impulsan la hermosa aurora pueden causar interferencias con las señales de radio y comunicación y las redes de servicios públicos en la superficie de la Tierra, y dañar las naves espaciales en órbita.

“Con estas nuevas misiones, estamos ampliando la forma en que estudiamos el Sol, el espacio y la Tierra como un sistema interconectado”, dijo Peg Luce, subdirectora de la División de Heliofísica en la Sede de la NASA en Washington.

“El uso por parte de EZIE de la tecnología de instrumentos comprobada en las misiones CubeSat de ciencias de la Tierra es solo un ejemplo de cómo el desarrollo de la ciencia y la tecnología en la NASA van de la mano en todas las disciplinas”. (Fuente: NASA)