Manual para las fiestas de año nuevo… en las que el riesgo cero no existe