Será visible la estrella de Belén
La estrella de Belén es un acontecimiento astronómico aún estudiado. (Foto: iStock)

Sabios zoroastrianos siguieron un raro punto brillante en el cielo que los hizo salir de Persia (actualmente Irán) a un pueblo situado al sur de Jerusalén. Mejor conocidos como los reyes magos, ellos fueron quienes, según los textos bíblicos, llevaron oro, incienso y mirra a un pesebre de Belén.

De acuerdo con Grant Mathews, profesor de astrofísica de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, Estados Unidos, aquel resplandor en el firmamento fue una alineación planetaria ocurrida en el año 6 a.C., y podría no volverse a ver jamás.

Durante esa alineación, el Sol, Júpiter, la Luna y Saturno estaban todos en la constelación de Aries; Venus se encontraba al lado en Piscis; mientras que Mercurio y Marte se ubicaban en el otro lado en Tauro.

En aquel entonces la aparición de Júpiter y la Luna, según el zodiaco estudiado por los reyes magos, significaba el nacimiento de un gobernante, en tanto que Saturno era un símbolo de dar vida. Que la alineación ocurriera en Aries indicaba que el recién nacido era de Judea.

Más de 2,000 años después se repite una alineación parecida a la observada sobre Belén, pero ahora se tratará solamente de una conjunción de Júpiter y Saturno, la cual en el cielo nocturno causará el efecto de un punto muy brillante, como si fuera una estrella.

Recomendamos: La verdad sobre la Estrella de Belén, según la ciencia

21 de diciembre, como no se había visto desde hace 800 años

“La conjunción de Júpiter y Saturno se da cada 20 años. La distancia aparente en la cual vemos este fenómeno varía y este 21 de diciembre, que es coincidente con el solsticio, vamos a tener casi una alineación de los dos planetas”, comenta José Franco, investigador del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se podrá ver a simple vista en la noche, la condición es que no esté nublado y la luz de la ciudad no reste claridad al cielo.

Aunque este acercamiento planetario ocurre cada dos décadas, en esta ocasión será excepcionalmente grande, como no se había percibido desde hace 800 años.

“Júpiter y Saturno se ven como dos puntos luminosos notorios y ahora que estén más o menos juntos va a ser un poco más notorio el fenómeno, va a ser bastante más brillante. Con binoculares se va a ver muy bien y a simple vista se va a ver bien”, expresa Franco.

Este científico asevera que el suceso ofrecerá más conocimiento sobre los ciclos celestes y acercará al público a las maravillas de la astronomía, que hace más de 2,000 años era llamada astrología y contaba con el zodiaco como hoja de ruta.

Lee también: ¿De qué están hechas las estrellas?

La astrología de ayer es la astronomía de hoy

Al respecto, Alejandro Cristian Raga Rasmussen, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, dice lo siguiente:

“El zodiaco no es pseudociencia, sino historia. Desde hace miles de años los humanos hemos imaginado figuras en el cielo, esbozadas por agrupaciones de estrellas que las sugieren. El zodiaco es un conjunto de constelaciones que quedan en la banda del cielo sobre la que vemos el Sol”.

Raga Rasmussen aclara que cuando el Sol está sobre una de estas constelaciones, no se puede ver por la luz del día, además de que a lo largo del año el astro rey se desplaza según el camino trazado por el zodiaco, tema de estudio de aquellos reyes magos guiados por la estrella de Belén.