quebraron más de un millón de empresas
Not forgetting your customers could be one of the keys to saving your business. (Photo: iStock)

Un golpe duro (uno más) durante la pandemia de la Covid-19. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) estima que en 2020 de las 4.9 millones de micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) sobrevivieron 3.9 millones (79.19 %), y poco más de un millón (20.81 %) cerraron sus puertas definitivamente durante el confinamiento para evitar más contagios.

Es clave señalar que el 72 % de los empleos en México son generados precisamente por las mipymes, por lo cual su relevancia en la economía nacional es enorme.

Lee también: Alumnos del Tec de Monterrey destacan en Premios Santander 2020 con emprendimientos sustentables

Hacia un nuevo paradigma de economía

Mildred Berrelleza, directora de desarrollo regional de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, considera que esta situación va a aumentar el desempleo del 3.4 % actual al 3.7 % en 2021, lo cual también es consecuencia de prácticas anquilosadas.

“El modelo de desarrollo que veníamos usando hasta ahora ha probado no estar listo para las condiciones que tenemos actualmente y esto obliga a movernos hacia un nuevo modelo de desarrollo más justo y solidario que ponga énfasis en lo local y regional”, comenta en entrevista para Tec Review.

Ella también dice que es urgente redirigir al país hacia un paradigma de economía circular, en el cual el centro del desarrollo económico sea el ser humano.

“El bienestar de las personas tendrá que estar por encima del capital por sí mismo”, afirma esta experta en emprendimiento.

Incluso, antes de la contingencia sanitaria, ya se enfrentaban dificultades que ahora se han hecho aún más visibles a causa de la pandemia, de acuerdo con Berrelleza.

“No era fácil acceder a créditos por las altas tasas de interés, y esto tenía que ver con las instituciones financieras de nuestro país que no han podido adaptarse ni entender las necesidades de financiamiento de las mipymes”.

Además, muchas de las mipymes estaban más enfocadas en resolver problemas inmediatos que en comenzar a instrumentar tecnologías digitales propicias para enfrentar con más éxito la contingencia sanitaria. Faltó previsión, según la directiva del Tec.

Te puede interesar: Te explicamos qué son las Shadow IT y los riesgos para tu empresa

La atención al cliente por sobre todas las cosas

Para Antonio Cervantes, fundador de FHiNK, compañía mexicana de asesoría financiera, esta crisis se pudo haber evitado en cierta medida, pero faltaron acciones concretas del lado del gobierno y la iniciativa privada. Al igual que Berrelleza, coincide en que la estrechez de miras ha sido letal.

“Fue una responsabilidad compartida porque culturalmente nos hace falta visión de mediano y largo plazo. Somos muy cortoplacistas. Y en ocasiones también somos muy incrédulos. Esto también se ha visto con otros fenómenos como temblores, huracanes e inundaciones, eventualidades que sabemos que pueden pasar; sin embargo, no tomamos medidas”, platica en entrevista para Tec Review.

Este especialista señala que, para las mipymes sobrevivientes, es fundamental no perder la brújula de los clientes, porque finalmente son ellos y no la tecnología la razón de ser del negocio.

“En México no siempre estamos enfocados en las necesidades de los clientes y lo que más trabajo nos cuesta es mantenerlos. Muchas veces nos desbordamos en atraer clientes nuevos y nos distraemos de conservar a los clientes ya existentes”.

La digitalización permitió que muchas empresas se hayan adaptado a los nuevos tiempos, como lo evidencia el siguiente dato: tan solo de marzo a junio más de 8,000 pymes se han sumado a plataformas como Mercado Libre, según lo informa esta empresa de ventas en línea. No obstante, es imposible eliminar el consejo milenario de “siempre tratar bien a los clientes” para hacer prosperar un emprendimiento, de acuerdo con Cervantes.

“Aunque hoy se hagan negocios de una manera completamente distinta, los consumidores –quienes son nuestros clientes– siguen siendo humanos y les gusta ser consentidos. Muchas veces, hasta están dispuestos a pagar un poco más con la finalidad de obtener ese trato especial que están buscando”, expresa.

Cervantes asegura que las mipymes también deben enfocarse en reducir costos y en ofrecer precios más bajos para superar las crisis, pero insiste en que por sobre todas las cosas “no hay que descuidar esa parte que muchas veces va a redituar más: la parte humana sobre el aspecto material o tecnológico del negocio”.