mejor lugar para trabajar
(Foto: Tecnológico de Monterrey)

El Tec de Monterrey recibió la certificación de la Fundación de la Campaña de Derechos Humanos (HRC, por sus siglas en inglés) que lo califica como un excelente lugar de trabajo para la comunidad LGBT del país y el mundo.

La HRC se considera el brazo educativo de la organización de derechos civiles de personas LGBT más grande en Estados Unidos.

El reconocimiento fue otorgado a 212 instituciones mexicanas (fueron solo 120 el año pasado), de las cuales el Tec de Monterrey fue la única del campo educativo.

Se trata de la cuarta edición anual de HRC Equidad MX: Programa Global de Equidad Laboral, encuesta que evalúa la inclusión LGBT dentro de las principales empresas del país.

Actualmente, en Estados Unidos, en el capítulo de Colleges and Universities, también hay solamente una institución de educación superior con esta distinción: la Universidad de Phoenix, en Arizona.

En la lista HRC Equidad MX también están empresas del sector editorial como Grupo Expansión, de la industria de lácteos se encuentra Grupo LALA y del área de las tecnologías de la información está Google México, entre otras importantes compañías que operan en el país.

Recomendamos: Tec de Monterrey: entre las cinco mejores universidades que enseñan cómo emprender

La estrategia del Tec

Hernán García, vicepresidente de talento del Tecnológico de Monterrey, comenta que desde 2013 se han coordinado esfuerzos para que dentro de la institución no haya discriminación laboral no solo por orientación sexual, sino tampoco por género ni edad ni nacionalidad ni religión ni nivel socioeconómico.

“Desde entonces hemos estado empujando los temas de diversidad e inclusión con el objetivo de que todas las personas colaboradoras sientan que en el Tec de Monterrey pueden estar en un ecosistema donde van a ser respetadas, donde la dignidad humana es la prioridad y donde van a crecer con base en la meritocracia”, afirma.

Según reportes de clima organizacional del Tec de Monterrey, un 6 % de la planta laboral afirma pertenecer a la comunidad LGBT, por lo cual se han instrumentado programas especiales para que, bajo ninguna circunstancia, se sienta segregada.

“En teoría no se debería de hablar de temas de inclusión, porque no debería de haber discriminación hacia nadie. La realidad es que las personas han sufrido segregación y la falta de oportunidades. Entonces, si no se tienen iniciativas en las cuales se promueva la igualdad, se dificulta la situación, porque vivimos en una sociedad con muchos paradigmas, tabúes y desigualdades”, expresa García.

Por otro lado, Inés Sáenz, vicepresidenta de Inclusión, Impacto Social y Sostenibilidad del Tecnológico de Monterrey, dice que el reconocimiento HRC Equidad MX reafirma el empeño de la institución de vivir valores de igualdad y diversidad.

“El ser la primera universidad en México que obtiene esta certificación nos llena de alegría y es también un compromiso porque esto nos ayuda a reafirmar medidas clave de inclusión a través de políticas de no discriminación. Tenemos que hacer explícitos nuestros compromisos e incluso tener información de cómo está compuesta nuestra población para verificar que en efecto tenemos políticas de inclusión y una diversidad de personas trabajando con nosotros”, comenta Sáenz.

Te puede interesar: El Tec de Monterrey y The Jed Foundation firman una alianza por la salud mental

El enemigo también está en casa

Durante la presentación virtual de la distinción, Alejandra Ley, actriz y activista, comentó que aunque la comunidad a la que representa ha ganado campo de acción en las principales empresas del país, aún falta lograr cohesión interna, porque el enemigo también suele estar “en casa”.

“Para decirnos comunidad nos falta muchísimo trabajo y el trabajo es nuestro, no es de nadie más. Si nosotros realmente queremos generar una comunidad, nos falta mucho camino por andar porque –de entrada– dentro de la misma comunidad hay gritos y sombrerazos, porque somos distintos. Esto es entendible, pero qué estamos haciendo para –realmente– mirar hacia el mismo objetivo, porque no tenemos el mismo objetivo, muchos lo único que quieren es ser libres, sin importar el entorno, ni los demás que están dentro de estas letras: LGBT. Hay muchos quienes no la están pasando tan bien”, dijo Ley.

Ella también platicó que, en general, hace falta hablar más sobre el tema LGBT en todos los foros del país para así, poco a poco, lograr objetivos de inclusión más sólidos.