La pandemia deja una huella psicológica en los trabajadores de primera línea