Las cápsulas sanitizadas en Japón