crisis de las cafeterías
The Coffe Pot inició operaciones en medio de la pandemia. Te contamos ésta y otras historias. (Foto: Facebook The Coffee Pot)

Mientras que muchos negocios de café han bajado la cortina, The Coffee Pot, una pequeña cafetería ubicada en la colonia Verónica Anzures, en la Ciudad de México, decidió subirla.

El 3 de agosto Gloria García Esquivel, de 42 años, exempleada de una institución bancaria durante dos décadas, abrió el negocio que cuenta con un área de 42 metros cuadrados, –coincidencialmente– una magnitud igual a la de su edad.

“En octubre del año pasado me liquidaron, pero siempre había pensado que cuando saliera del trabajo en el banco iba a poner una cafetería. En enero entré a una escuela de barismo y ahí tomé clases. En marzo, poco antes de que se viniera lo de la pandemia, firmé el contrato de renta por un año en el local. Ya no había manera de decir ‘ya no quiero’, ya estaba en eso y me aventé”, comenta García Esquivel, en entrevista para Tec Review.

Tuvo la buena suerte de que la propietaria del local le otorgara la exención de renta de abril y mayo, pero en junio Gloria ya tuvo que empezar a pagar, aunque aún no había inaugurado la cafetería.

Entonces junio y julio los dedicó a arreglar y acondicionar el local, con ayuda de Jaqueline Rodríguez Vázquez, de 35 años, quien es su socia y prima lejana. Ambas administran y atienden The Coffee Pot. Aunque, por el momento, no hay dinero para contratar a empleados.

“Es estresante tener un negocio propio, pero estamos a gusto las dos. Sabemos que la recuperación económica va a ser lenta. De eso estamos conscientes, pero como está la situación vamos bien”, platica García.

(Foto: Cortesía Gloria García / The Coffee Pot)

Lee también: Un nuevo rumbo para las librerías de viejo

Panaroma complicado

The Coffee Pot es una excepción a la regla actual de crisis generalizada en el giro comercial de las cafeterías, a partir de la pandemia.

De acuerdo con Félix Martínez Cabrera, presidente de Asociación Nacional de la Industria del Café (Anicafe), ha habido una disminución de venta de café en cafeterías, restaurantes y hoteles.

“Hay alrededor de 70,000 cafeterías a nivel nacional, y aproximadamente un 20 % de ellas ha cerrado. Algunas otras como Starbucks cerraron durante la pandemia y ahora están reabriendo para permitir la entrada de solamente el 30 % de clientes, por lo que la venta ahí ha caído aproximadamente 50 %”, comenta en entrevista este líder cafetalero.

Martínez Cabrera agrega que las cafeterías que han mantenido una mejor cobertura del mercado han logrado alcanzar un 70 % de ingresos en comparación con lo que vendían antes de la pandemia. Esos son los mejores casos.

“Esto lo medimos con base en el consumo de café a nivel nacional, el cual es de 3.1 millones de sacos de 60 kilos. Hemos tenido una baja del 7 %, concentrado en cafeterías, restaurantes y hoteles. Esto nos lleva a una disminución de consumo de unos 230,000 sacos de café en este año”, asegura el directivo de Anicafe.

Sin embargo, Martínez señala que la venta del producto para el hogar ha crecido, puesto que por miedo al contagio de Covid-19 la gente ha preferido llevar el café en bolsa a su cafetera propia y prepararlo en casa.

Esto ha sido tomado en cuenta por José Luis Portela, director general de Starbucks México, quien dice a Tec Review que la empresa ha instrumentado nuevas medidas que favorecen el consumo fuera del local.

“Hemos acoplado en tienda el servicio To-Go, con la entrega de productos en la entrada o en la salida; también el Pick-Up, mediante el cual se puede ingresar manteniendo el distanciamiento social y con un aforo limitado, para ordenar comida y bebidas para llevar”, expresa.

También aclara que por el momento en Starbucks no se están sirviendo bebidas en tazas, sino solo en vasos para llevar.

Te puede interesar: Kavak cierra su tercera ronda y entra a la ruta de los ‘unicornios’

Adaptarse o morir

La lección es que hay que aguantar y renovarse. Los más fuertes van a sobrevivir según el grado de adaptación que tengan, porque las leyes de Darwin también se dan en los negocios.

“Por eso hace 70 millones de años que cayó el famoso meteorito, allá en Yucatán, se acabaron los dinosaurios y las especies mayores y todas las especies menores sobrevivieron. Entonces vinieron flora y fauna nuevas, que fueron las resistentes. Así ocurre en cualquier tipo de cambio”, platica el presidente de Anicafe, quien también es médico veterinario egresado de la Universidad Veracruzana.

Son esas transformaciones súbitas las que hacen que los negocios surjan, tal como lo ha experimentado la dueña de The Coffee Pot, quien arrancó su emprendimiento con 250,000 pesos de inversión inicial, no solo en medio de la crisis sanitaria mundial, sino también en medio del luto familiar.

“En todo este inter mi mamá falleció el 28 de julio y yo abrí el local una semana después. No había tiempo para esperar. Ahora nos está yendo bien y en el futuro a lo mejor nos va a ir superbien. No hay que tener miedo”, concluye Gloria.