Los cristales de tiempo, la llave para entender sistemas complejos como el cerebro