El gigante del comercio electrónico Amazon está ofreciendo bonificaciones por firmar de hasta 3,000 dólares en ciertas instalaciones en los Estados Unidos a medida que aumenta las contrataciones para la ajetreada temporada navideña. (Foto de David Becker / AFP)

En las famosas cajas de cartón con una flecha curva que asemeja una sonrisa no deberían transportarse medicinas como si fueran cualquier otra mercancía, porque no se cumplirían los protocolos en manejo de fármacos, por lo menos en México.

Esto bajo la perspectiva de Marcos Pascual Cruz, director comercial de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), quien en entrevista para Tec Review comenta que el objetivo de Amazon es acaparar el mercado mediante una plataforma que permita emitir recetas digitales y surtir medicamentos directamente en casa.

La intención, ya cristalizada en el reciente arranque de Amazon Pharmacy en Estados Unidos, causó repercusiones en la bolsa de valores, ya que las acciones de la empresa con sede en Seattle subieron un poco más del 1 % en el Nasdaq neoyorquino.

Recomendamos: Bolsonaro y Trump menosprecian la ciencia: presidenta de El Colegio de México

La transgresión de la ley

Entonces qué pasaría si Amazon compitiera con las farmacias en México. Aquí la respuesta de Pascual Cruz:

“Existiría una amenaza hacia los derechos de privacidad respecto a la prescripción del paciente. Si Amazon empieza a amasar todos estos datos de los millones de pacientes en México, no necesariamente serviría para el país en asuntos de investigación seria de salud”.

Hay cierta desconfianza de quienes integran la cadena de la salud en el país de que esa información que Amazon empezaría a generar se redireccionara a intereses económicos ajenos a curar las enfermedades de los mexicanos, según este directivo.

“Esto echaría por la ventana todo el marco regulatorio y las buenas prácticas que se tienen para la elaboración, la fabricación, la dispensación y la entrega del medicamento, el cual no debe salir de la farmacia”, asegura.

Para ilustrar los riesgos que provocaría transgredir el sistema actual de buenas prácticas, Pascual pone un ejemplo concreto:

“Si un laboratorio innovador como Pfizer, con todo el sistema de gestión de calidad con el que cuenta, entrega el medicamento en la farmacia y luego ese medicamento se lleva en una bicicleta o por alguien que está fumando, sin higiene, que ni siquiera usa guantes ni bata, y que desconoce el valor de la entrega de un medicamento, pues entonces se romperían todas las reglas”, afirma.

La farmacia, platica el director comercial de Anafarmex, es la responsable de la entrega del medicamento, porque en ella, de acuerdo con la ley, hay personal certificado en el manejo y la dispensación de medicamentos.

“Amazon es una ecommerce sin servicio personalizado. Ahí no hay nadie que atienda, revise, valide la receta y entregue el medicamento como en el mostrador de una farmacia”.

Sin embargo, Pascual aclara que Anafarmex no se opone a la era digital, a que, de alguna manera, la gente reciba medicamentos en su domicilio, siempre y cuando el proceso esté regulado, y en México aún no lo está.

“Entonces lo mejor es que sea la farmacia la responsable de la entrega del medicamento y que se sujete a las buenas prácticas”, expresa este directivo quien también es coordinador del sitio Asesoría en Farmacias.

Lee también: Susana Lizano, la investigadora que miró a las estrellas y rompió los estereotipos de género

El reacomodo del tablero beneficia al consumidor final

Para Andrés Sagrado Strik, CEO de Éxito Digital, agencia de marketing, en España y México, Amazon Pharmacy se ha convertido en un cambio total de paradigma en lo referente a la salud y el bienestar en Estados Unidos.

“Se trata de la plataforma más poderosa de distribución a nivel mundial. El retail de las farmacias va a tener grandes desafíos, porque la posición privilegiada de Amazon va a hacer que se pongan a trabajar para poder competir o si no, desaparecerán”, dice en entrevista para Tec Review.

En cualquier caso, independientemente del gran poder de Amazon, Sagrado aclara que las farmacias están obligadas a mejorar el servicio, lo cual siempre resultará benéfico para los pacientes.

“Cuando en un mismo mercado entra un nuevo jugador y da un golpe en la mesa, hace que los otros jugadores tengan que replantearse la situación y renunciar a márgenes de ganancia que hasta ahora eran irrenunciables, porque estaban preasignados en el precio de los medicamentos”, explica el experto en marketing digital.

Finalmente, Sagrado Strik cuenta que Amazon está metiéndose a nuestras vidas a unos niveles poco imaginables desde la visión de hace tres años, y fija su punto de vista respecto a la forma en que debe desarrollarse este mercado así:

“Soy partidario de la libre economía; entonces si un agente sabe actuar bien, habrá que saber hacer algo mejor o diferente si se quiere competir”.