alcoholes en gel hechos de metanol
El gel de metanol es dañino a la salud. (Foto: iStock)

Solamente un carbono de más hace la diferencia entre la vida y la muerte. En esto estriba la divergencia molecular entre metanol y etanol. El primero cuenta con un solo carbono en su fórmula y el segundo, dos. Pero, a simple vista, esto no se distingue.

Ambos son alcoholes utilizados para fabricar geles, los cuales han cobrado especial relevancia en el contexto actual de pandemia. Sin embargo, solo los desinfectantes hechos con base en etanol son recomendables, mientras que los manufacturados a partir de metanol son letales y prohibidos mundialmente por autoridades sanitarias.

En la página web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) se lee que el metanol es un líquido incoloro, también conocido como alcohol de madera o alcohol metílico, el cual es legalmente utilizado como disolvente industrial, pesticida o combustible.

Su similitud con el etanol (alcohol no tóxico) hace que algunos vivales utilicen el metanol para fabricar bebidas alcohólicas o últimamente desinfectantes en gel. Esto es muy peligroso.

Recomendamos: Estados Unidos alerta sobre gel antibacterial con metanol en productos mexicanos

La cátedra de una experta

Paola Castillo Juárez, profesora-investigadora de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), ahonda más, en entrevista para Tec Review, en este crucial tema de salud pública.

Ella confirma que los alcoholes en gel hechos de metanol son desinfectantes que deberían estar fabricados exclusivamente con base en etanol, debido a las siguientes razones:

“El metanol se absorbe por la piel y las mucosas; lo peligroso de esto es que cuando se metaboliza genera productos como formaldehído y ácido fórmico, este último es superpeligroso porque provoca que las células se queden con una baja concentración de oxígeno, esto es, experimentan un estado llamado hipoxia, lo cual causa la muerte de las células”, explica esta académica de la ENCB.

Se necesitan cantidades pequeñas de metanol para empezar a desarrollar el daño, según Castillo Juárez. Por esto, está completamente prohibido que los geles desinfectantes tengan siquiera la mínima contaminación de metanol.

En caso de que se ingiera el metanol (en bebidas alcohólicas adulteradas), algunas consecuencias son vómito y dolor de cabeza. La sintomatología es similar cuando se absorbe por la piel.

Es muy difícil identificar una intoxicación por metanol, porque el tiempo en que tardan en desarrollarse los síntomas es muy variable. De acuerdo con Castillo, pueden pasar hasta 72 horas sin que se perciban.

“Se reporta hasta un 50 % de muertes a causa de intoxicación por metanol. Las personas que no mueren por esto sí pueden desarrollar secuelas a nivel del sistema nervioso central, ceguera permanente o convulsiones. También se dan muchos casos de pacientes que llegan en coma al hospital”, expresa.

Te puede interesar: Las medicinas y remedios falsos contra la Covid-19

Aliados en la lucha contra el SARS-CoV-2

Cuando los geles están hechos con etanol no hay riesgo para la salud. Según Castillo, este alcohol tiene una baja toxicidad y se asimila bien por el organismo, además de que tiene un poder bactericida bastante efectivo.

“Se pueden utilizar geles de entre 60 y 90 por ciento de etanol; los efectos secundarios son mínimos. Sí reseca la piel e irrita las mucosas, y obviamente no se recomienda su ingesta. Su toxicidad es mínima comparada con la del metanol, porque a diferencia de éste no genera metabolitos letales”, dice la científica del IPN.

El SARS-CoV-2 es un virus con una envoltura que es parte de su membrana celular, la cual es rica en lípidos, o sea, grasas. “El alcohol destruye esa membrana del virus y por eso lo desestabiliza. Entonces sí es efectivo para inactivar al virus”, comenta Castillo.

Ella dice que para desinfectar las manos se puede usar etanol, que es base de los geles, pero el simple jabón igualmente sirve. “Un lavado de manos de más de 20 segundos es completamente efectivo, porque el jabón también rompe esa capa de lípidos que protege al virus”.

Para lograr el mismo efecto, Castillo afirma que también se puede utilizar cloro, pero en concentraciones muy bajas, 1 % más o menos.

En resumen, jabón, etanol y cloro son los productos no tóxicos más convenientes para desinfectar las manos, sobre todo en estos tiempos de pandemia.