El elevador que se inspiró en la película Avatar