La lumbalgia, el enemigo de quienes se quedan en casa