En otro ’round’ en el Senado de EU, las big tech defienden imparcialidad política