El misterio del eslabón estelar perdido que tardó 16 años en resolverse