¿Se puede recuperar y conservar a las especies de la zona? (Foto: Cortesía Octavio Aburto)

El año pasado se presentó uno de los principales proyectos de inversión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador: la reconversión del Complejo Penitenciario “Islas Marías” al Centro de Educación y Capacitación Muros de Agua “José Revueltas”.

De acuerdo con la propuesta de Presupuesto enviada por la Secretaría de Hacienda al legislativo –y que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados– a la construcción se le destinarán, en un inicio, de 17.5 millones de pesos. El objetivo construir, equipar y operar las oficinas del Centro de Educación.

Aunque expertos entrevistados por Tec Review consideran que es un presupuesto generoso –comparado con el recorte que se ha hecho a otras Áreas Naturales Protegidas– ven en la tarea de recuperar la biodiversidad un reto que podría necesitar de mucho más tiempo y dinero.

Islas Marías
Algunas de las especies que se pueden ver en las Islas Marías (Cortesía: Octavio Aburto)

Recomendamos: Los 4 animales que requieren especial atención, según el gobierno mexicano

¿Qué son las islas Marías? ¿Cómo se convirtieron en centro penitenciario?

Según la organización Grupo de Ecología y Conservación de Islas, a lo largo del siglo XIX, esta zona tuvo diferentes propietarios y fue hasta principios del siglo XX, en enero de 1905, que el gobierno federal adquirió su posesión.

Es también en ese mismo año que, mediante decreto de Porfirio Díaz, el gobierno mexicano la destinó como una colonia penal.

Con la creación de la Secretaría de Seguridad Pública en el año 2000, el complejo pasó a ser de su competencia, ese mismo año, fue como Área Natural Protegida con la categoría de Reserva de la Biosfera.

El 18 de febrero de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció el cierre del Complejo Penitenciario Islas Marías.

Islas Marías
La vista de las Islas Marías (Foto: Cortesía Octavio Aburto)

Recomendamos: Cabo Pulmo y su lucha por seguir siendo un caso de éxito en conservación

El futuro del archipiélago

Las Islas Marías son un archipiélago enclavado en el trópico seco mexicano, siendo el hábitat de un conjunto de ecosistemas frágiles, según la definición que hizo el propio gobierno mexicano.

Contienen una gran riqueza de especies de flora y fauna silvestres de relevancia biológica, económica, científica y cultural, cuya rica biodiversidad se manifiesta en las selvas que conforman su paisaje terrestre y en los arrecifes, costas y ambientes pelágicos que se encuentran en el mar que las rodea.

Además de ser Reserva de la Biosfera, desde 2005 las islas Marías son también reconocidas como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Octavio Aburto, profesor investigador del Instituto de Oceanografía Scripps, dice que aunque los 17.5 millones es una cantidad considerable, puede que no se dedique a la conservación del hábitat.

“La cantidad es bastante, si la comparas con los presupuestos de otras Áreas Naturales Protegidas… Sin embargo, seguramente se destinarán a las acciones de educación y trabajo con jóvenes en el área. No creo que se dedique necesariamente a la conservación”, explica en entrevista para Tec Review.

El mes pasado fue la apertura oficial del nuevo Centro Cultural, y el 6 de noviembre de 2020 ingresó el primer grupo de jóvenes a la ínsula, de acuerdo a un tuit María Luisa Albores González, actual secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Con este primer grupo, los muros de agua comienzan su transformación de prisión a campamento para fomentar la educación ambiental entre niños y adolescentes de todo el país. Pero, ¿qué pasa con el avance en conservación del Área Natural Protegida?

De acuerdo a los especialistas la Reserva Natural Islas Marías, tiene la oportunidad de recobrar su esplendor natural, ya que la seguridad que custodió el penal también blindó la biodiversidad de la ínsula.

La Colonia Penal Federal Islas Marías protegió 15 millas náuticas (casi 28 kilómetros) a la redonda de la isla, esto creó una protección de la biodiversidad subacuática.

“Debido a la protección de la marina, este es el único archipiélago costero donde la pesca de arrastre nunca se ha dado y nunca se debería de dar. También se han mantenido los arrecifes en muy buen estado de conservación”, explica el Aburto Oropeza, quien ha monitoreado las islas.

Islas Marías
La diversidad en el archipiélago. (Foto: Cortesía Octavio Aburto)

Lee también: Arturo García Aguirre: los bosques pueden ser un factor de desarrollo en México

Como Cabo Pulmo y la explotación

Desde 1908, la Isla María Madre ha servido de protección y “es la gran característica de este archipiélago porque todavía mantiene una protección a la isla que es superior a la pesca y la destrucción de los ecosistemas terrestres que vemos en otras partes”, dice Aburto Oropeza.

Las Islas han tenido un régimen de protección desde el año 2000, pero siguen siendo pocos los esfuerzos por darle un enfoque de área protegida que vaya más allá de explotar los recursos naturales por medio de la pesca.

Aburto ha encabezado varias expediciones científicas en la ínsula. “En 2010, comprobamos con censos y los datos de las poblaciones que el estado de conservación era muy elevado, tan elevado que los resultados lo comparábamos con Cabo Pulmo”, dice.

En 2012 debido a cambios en el penal, se eliminó la protección que la Marina le estaba dando al archipiélago.

“Y comenzó la explotación ilegal. En las Islas Marías es muy fácil (que se dé) la sobreexplotación porque hay corales, lapas, y especies de invertebrados que no se mueven casi nada, esto los hace fáciles de pescar”, señala el profesor investigador del Instituto de Oceanografía Scripps.

Otra estimación en 2018, cuando cambió el mando de vigilancia de la Marina a la Secretaría de Gobernación, se comprobó la disminución de la vigilancia, y los pescadores comenzaron a entrar.

“Corroboramos que empezó a causar daño a las especies como: caracoles e invertebrados. Estimamos una mortalidad de caracol burro, y también supimos que los atuneros comenzaron a pescar a 4 o 5 millas del penal.

Aburto y su equipo harán otra expedición este mes de noviembre con el fin de apoyar los esfuerzos de conservación del archipiélago.

“Estamos a tiempo, aún se pueden recuperar esos arrecifes. Pero es necesario que este nuevo centro cultural se alinee con la protección y visión que se tiene de un área natural protegida, las islas se podrían convertir en un ejemplo de área protegida a nivel mundial”, expone Octavio Aburto.

Islas Marías
Los corales de la zona (Foto: Cortesía Octavio Aburto)

Recomendamos: Las claves del caso de Chihuahua y su lucha por el agua

Tecnologías: un aliado para la recuperación de la ínsula

El experto indica que la protección no necesariamente requiere de recursos humanos, se puede hacer a través de vigilancia satelital. A través del monitoreo, se pueden ubicar pescadores y enviar ahí seguridad.

“También se debe cerrar la extracción. Nadie tiene permiso de pesca dentro de ese polígono porque no hay permisos. Que siga sin permisos” agrega.

La vigilancia constante es indispensable para la conservación en la zona. La Secretaría de Marina tendrá una estación en la zona y esta podría ser una gran aliada para la biodiversidad de la ínsula.

No hay gente en esta zona por lo que toda medida que se tome no tendrá un impacto social. “La tecnología es una aliada indispensable, la ínsula se puede monitorear perfectamente a través de drones, lo cual ahorraría al gobierno en recursos humanos”, indica Aburto.

Islas Marías
Las investigaciones de la biodiversidad en la zona. (Foto: Cortesía Octavio Aburto)

Te puede interesar: Los bazares de segunda mano y su lucha contra el fast fashion

Más que una prisión, un laboratorio natural

El archipiélago está a 100 kilómetros de distancia de la costa, y se ubica en el triángulo donde convergen muchas característica climatológicas y oceanográficas que han promovido la evolución de especies que no se encuentran en otras partes del planeta.

Las islas se encuentran ubicadas precisamente en medio del Golfo de California, de la Zona del Pacífico mexicano y la Corriente de California.

“El archipiélago está al borde de la plataforma continental. Del lado oeste se encuentran corrientes fuertes y la parte este se encuentran en la meseta arenosa. Estas características hacen que se generen muchos ecosistemas y una biodiversidad enorme al grado que estas islas han sido consideradas una reserva de la biosfera”, dice Octavio Aburto.

La biodiversidad en el archipiélago es única: “aquí las especies que han evolucionado se convierten en puntos aislados de evolución, lo que ha generado especies endémicas de estas islas. Hay fauna y flora característica y deben ser conservadas en su máxima amplitud”, expone Aburto.

En la parte terrestre hay maguey y cotorros endémicos. En la marina, por ejemplo, hay abanicos de mar y otras especies de invertebrados. “Éstas solo se pueden ver ahí, lo que hace a la zona un laboratorio natural”, señala.

Las especies que habitan las Islas Marías eran usadas por las culturas milenarias para sus danzas, cantos y rituales.

“En este archipiélago aún se conservan las especies intactas de culturas como los huicholes. Si se pierden también se perdería el sentido de estas culturas”, expone.

Las Islas pueden representar la unión entre la cultura y el medio ambiente si este nuevo centro apoya y difunde la importancia de la reserva de biosfera para cuidar estos ecosistemas únicos. Por ello, no se debe permitir ningún tipo de pesca dentro del polígono la Reserva de la Biosfera. Y debería ser conservado así, como un referente de investigación, como un laboratorio natural”, finaliza el experto.

Islas Marías
La zona podría ser una laboratorio natural. (Foto: Cortesía Octavio Aburto)

Lee también: Octavio Aburto: “30% de océanos mexicanos deben estar protegidos para 2030”