Ante la falta de empleo, los estadounidenses se lanzan a emprender