Joe Biden
El presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, se dirige a los medios de comunicación sobre la demanda de la Administración Trump para revocar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio el 10 de noviembre de 2020 en el Queen Theatre en Wilmington, Delaware. Biden también respondió preguntas sobre el proceso de transición y cómo funcionaría una Administración de Biden con los republicanos. (Foto: Joe Raedle / Getty Images / AFP)

Cuando se dio a conocer el triunfo en su natal estado de Pensilvania, el demócrata Joe Biden prometió ser “el presidente de todos los estadounidenses” y pidió que con la campaña terminada, se dejaran atrás la ira y la retórica dura.

Una referencia clara al presidente Donald Trump, quien aún no claudica en la búsqueda del triunfo y quien le puso su sello personal en la lucha contra la Covid-19, la ciencia, la tecnología y hasta con su salida del convenio de París que busca detener el cambio climático.

En Tec Review le preguntamos a los expertos qué futuro vislumbran con el exvicepresidente.

Con el demócrata se espera un giro de 180 grados respecto a lo hecho por Trump en términos de política tecnológica.

“Con la nueva administración, pendiente de ser confirmada como triunfal, se prevé que inicie una reglobalización”, expresa en entrevista, Juan Carlos Minero, director de inversiones en Black Wallstreet Capital, firma mexicana de asesoría en gestión de capitales.

Durante la gestión de Trump se observó una tendencia hacia la desglobalización, lo cual generó un conflicto entre las dos principales potencias del mundo: China y Estados Unidos. Ahora con el presidente Biden, según Minero, habrá un panorama más tranquilo rumbo a una geopolítica de menos confrontación con el gigante asiático.

“También podemos ver el impacto que va a tener esto en las empresas tecnológicas. Por ejemplo, el índice Nasdaq (bolsa de valores compuesta por empresas electrónicas) ha subido 1.15 puntos”, comenta este experto en inversiones.

Te puede interesar: Estados Unidos busca ponerle el sello ‘americano’ a la tecnología 5G

Más allá de las tendencias de Twitter

Por otro lado, Eugenio Perea, venture partner de Magma Partners, compañía de apoyo a startups latinoamericanas en Estados Unidos, afirma en entrevista para Tec Review que durante el gobierno aún en funciones de ese país ha habido una política incierta.

“Con Trump no había manera para predecir qué decisiones iba a tomar, parecía que el gobierno norteamericano respondía splo a trending topics de Twitter”.

Con Biden se van a reactivar los lazos con Europa occidental, además habrá un esfuerzo mucho más claro de atracción hacia América Latina, en el sentido de contener a China que puso dinero en esta región en los últimos años, según Perea.

Es clave señalar que el gobierno chino cuenta con inversiones en las empresas tecnológicas dentro de su país.

“Esto se ha convertido en una herramienta de expansión de China que en Estados Unidos no se ha respondido con una contraparte en el gobierno”, señala este ejecutivo de Magma Partners.

Él además dice que, aunque directamente el gobierno de Estados Unidos no ha puesto capital en compañías como Google y Amazon, no hay que olvidar la historia reciente, pues todas las empresas tecnológicas de ese país se deben a la inversión del gobierno después de la Segunda Guerra Mundial.

“No es cierto que todo haya sido resultado de inversión privada en Silicon Valley. La administración de Biden va a ser muy cuidadosa de actuar según este contexto”, platica Perea.

Entonces, de acuerdo con este experto, se verá una articulación más positiva de las empresas tecnológicas estadounidenses, bajo la coordinación del muy probable nuevo gobierno que entraría en funciones en enero del año próximo.

Recomendamos: Raúl Rodríguez Barocio: “Se vive uno de los momentos cíclicos de convulsión moral en la historia de EU”

Elías García Cantú, investigador principal en Cardiolink Clin Trials, centro de ensayos clínicos ubicado en Monterrey, Nuevo León, asegura que la vacuna contra la Covid-19, a diferencia de lo prometido por Donald Trump, no comenzará a administrarse sino hasta el próximo año.

“Al principio, la vacuna se va a aplicar con cierta cautela como cualquier otro elemento nuevo y posteriormente se va a dar una vacunación masiva para los norteamericanos”.

García se refiere a la vacuna que recientemente fue anunciada por Pfizer, empresa farmacéutica transnacional que también toma en cuenta la coyuntura electoral.

“El reciente anuncio de Pfizer lo retardaron siete días para que no se convirtiera en una cuestión política, y a Biden probablemente sí se la den a los pocos días del inicio de su mandato”, platica este especialista en salud.

Mientras que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (conocidos como CDC por las siglas del nombre en inglés) experimentarán un renacimiento con el nuevo esquema de salud pública que Biden trae en mente.

“Los CDC van a volver a ser lo que eran antes, van a volver a tener voz y voto en las acciones a favor de la salud”, comenta García.

Cabe hacer notar que los CDC son instituciones de mucho prestigio en el país vecino del norte y “tienen una preponderancia en la detección oportuna de brotes de enfermedades”.

Lee más: ¿Qué es un sismo? Explicaciones para poder asimilarlo

A imagen y semejanza

Aunque en México las circunstancias son otras, actualmente el gobierno del país enfrenta la pandemia mediante una estrategia parecida a la del aún presidente en funciones de la Unión Americana.

“En nuestro país tenemos una administración que, aunque es de izquierda, se parece a la administración del presidente Trump en cuanto a su autoridad en cuestiones de salud. Pero si en Estados Unidos finalmente se aplica una conducta preventiva generalizada como la del uso del cubrebocas, entonces también será adoptada en México”, dice García.

Biden está listo para defender a toda costa la integridad de Obama Care, ley de salud promulgada durante el gobierno del antecesor de Donald Trump. Esto a pesar de que la Corte Suprema ha considerado unos apartados en que podría echarla para atrás.

Esto ocurrirá en un contexto de reconciliación generalizada del gobierno con el sistema de salud estadounidense, según García Cantú.

“Se espera que la nueva administración trate como colaboradores y no como subordinados a quienes participen en la mejora de la salud de los norteamericanos”, expresa este experto.

Recomendamos: México pagará anticipo de 7,000 mdp por vacuna contra Covid-19

Un nuevo plan de colaboración

García Cantú también afirma que próximamente Biden hará un llamado a la cooperación de todos los sectores de salud en la Unión Americana, con base en las siguientes tres grandes directrices:

Evitar el autoritarismo en cuanto a las decisiones en cuestión de salud pública.
Universalizar medidas de sana distancia y uso de cubrebocas en la población.
Reforzar los sistemas de salud de la nación.

También la administración de Biden, según este experto, va a orientar de mejor manera los recursos económicos para los institutos nacionales de salud, con el fin de establecer lineamientos acordes con la situación actual de contingencia sanitaria.

“Se van a reforzar los intercambios científicos y obviamente Biden le va a dar el lugar a la ciencia que le expropió la administración de Trump”, señala García.

El resultado de la elección presidencial 2020 de Estados Unidos de Norteamérica cambia radicalmente la política del cambio climático del país norteamericano y la de sus vecinos latinoamericanos

“Hoy, la Administración Trump abandonó oficialmente el Acuerdo Climático de París. Y en exactamente 77 días, una administración de Biden se reintegrará”, escribió el 4 de noviembre de 2019 en twitter Joe Biden.

Joseph Robinette Biden, ahora es el presidente electo de los Estados Unidos de Norteamérica, y los expertos alrededor del mundo aplauden su decisión de reincorporarse al Acuerdo y vigilan que cumpla con esta promesa en cuanto asuma la presidencia.

“El presidente electo ha sido un claro defensor de todos las iniciativas respecto al cambio climático y ha manifestado en campaña veces que regresará de forma abierta al Acuerdo de París. Ahora toca vigilarlo”, indica Jans Fromow Guerra, experto en cambio climático y Consejero Internacional de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear.

El adiós al Acuerdo de París

El Acuerdo de París se pactó el 12 diciembre de 2015, en la COP21 de París. Este acuerdo histórico se hizo para combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones e inversiones necesarias para un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

Fue firmado en 2016 con 200 países de por medio. Ese mismo año, Donald Trump prometió durante su campaña electoral abandonar el pacto por el clima, con la justificación de que lo consideraba perjudicial para la economía del país, porque la industria dependía en gran medida de las energías fósiles.

Desde que Trump asumió la presidencia en 2017 anunció que cumpliría su promesa de campaña.

Te puede interesar: El intento de TikTok de escapar del jaque mate de Donald Trump

El retorno a una política sostenible

El anuncio de la reincorporación al Acuerdo de París el primer día de administración de Joe Biden ha recibido felicitaciones por parte de varias personalidades, por ejemplo la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay.

De acuerdo a lo dicho por Biden, Estados Unidos de Norteamérica solo estaría unos meses fuera del acuerdo. “Es importante que los principales responsables de situaciones negativas para la humanidad sean los primeros en aceptar y obtener compromisos, en este caso, EUA es el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo”, indica Jans Fromow Guerra.

El demócrata presentó durante su campaña un plan para hacerle frente al cambio climático con una inversión de 1.7 billones de dólares.

El presupuesto es bueno, para tener una idea, Jans Fromow Guerra, Consejero Internacional de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, explica que: el gasto anual militar a nivel mundial es de 1,600 millones de dólares, lo que equivale a un 2.1 % del PIB. El capital que Biden destinará es de 1.7 billones de dólares, que sobrepasa el gasto en armas por el mundo.

La propuesta de Biden está centrada en dos grandes rubros: lograr un 100 % de energía limpia para el año 2050 e investigación en energías limpias y en la modernización para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero.

El próximo presidente resalta la importancia de la inversión en investigación como una manera de obtener las tecnologías que sabemos que se pueden realizar, pero que aún no existen. Esto es una llamada de atención para toda América Latina.

Por ejemplo, “en México uno de los grandes proyectos de inversión es la Refinería Dos Bocas. Mientras que el vecino del norte ya está pensando en mudarse a energías limpias y modernizar su infraestructura”, agrega el experto.

“Hay que tener en cuenta que este retorno se hace un contexto complejo. Biden tendrá que pasar por muchas negociaciones, y la mayoría aún son republicanos. Las leyes ambientales no son modernas, requieren reformas. Y recordemos que este tipo de proyectos son siempre a largo plazo y dependen del presidente en turno”. (Jansel Jiménez Bulle y Susan Irais)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre