blockchain
(Foto: iStock)

A través de medidores inteligentes los usuarios pagan recibos de la luz mediante liquidaciones instantáneas, sin necesidad de bancos. También donan directamente a medidores de hospitales o escuelas.

Por otra parte, hay más flexibilidad porque los usuarios intercambian energía de diferentes fuentes a través de un sistema de monitoreo descentralizado y autorregulado.

Esto sería el futuro del sector energético mexicano si se adoptara blockchain como herramienta digital transformadora, de acuerdo con Francisco Alejandro Contreras del Valle, asesor técnico de la Alianza Energética entre México y Alemania.

Él comentó durante una conferencia virtual de INCmty que blockchain es una arquitectura completamente diferente que obliga a repensar los mecanismos, las estrategias y las políticas con que se opera el sector energético nacional con base en tres directrices.

“Las grandes tendencias en la transformación del sector energético no sólo en México, sino en todo el mundo son, en primer lugar, la descarbonización, en segundo, la descentralización y, finalmente, la digitalización. Esta última involucra la aplicación de nuevas tecnologías, como blockchain, que pueden dar un valor agregado en cualquiera de las etapas de la cadena de la energía”, expresó Contreras del Valle.

Lee más: Blockchain Beer, un ejemplo de solución a la cadena de suministro

¿En qué consiste esta nueva herramienta?

La esencia de blockchain es que ya no haya terceros que deban validar transacciones, sino los integrantes de una red quienes brindan la confianza a las partes involucradas.

Blockchain es un registro distribuido con aplicaciones que van más allá de las criptomonedas; permite crear nuevos mecanismos de confianza, además de hacer transacciones y acuerdos”, platicó Contreras, quien describió el proceso de la siguiente manera:

La persona A quiere mandar un activo directamente a la persona B. Ambos forman parte de la misma red distribuida (blockchain) y es donde van a iniciar la transacción. Entonces registran la transacción en uno de los bloques de la blockchain y envían una notificación a todos los participantes de esta red, quienes pueden revisar la transacción y autorizarla en apego a mecanismos preestablecidos en consenso.

Una vez autorizada la transacción, un nuevo bloque es creado y agregado al registro, para dejar constancia de que hay una transacción, la cual una vez completada se pone al final de la cadena de bloques. Las transacciones subsecuentes se incluyen al final de la cadena.

De acuerdo con este experto, ramas de las matemáticas como teoría de juegos y criptografía han permitido desarrollar esta tecnología en que los participantes son representados como nodos de una red.

Sin embargo, para adoptarla aún hay obstáculos relacionados con incertidumbres del mercado, modelos financieros ineficientes y falta de aceptación social.

Contreras es optimista y considera que blockchain poco a poco se irá integrando al sector energético mexicano, para hacerlo más eficiente a semejanza de otras transformaciones ocurridas.

“Cuando nació internet había mucha gente que apostaba a su desaparición: decían que era una solución pasajera, pero no fue así. Ahora sucede algo parecido con blockchain”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre