Sandro Cohen, el poeta en bicicleta