(Foto: Facebook Sandro Cohen)

¿A los cuántos años los escritores publican su primer libro? A Sandro Cohen el momento le llegó a los 25 años, cuando en 1979 publicó el poemario De noble origen desdichado. Lo logró por impulso del poeta argentino Luis Mario Schneider, quien le sugirió que mostrara al mundo su obra en español. Así lo hizo. Ese fue el inicio de una carrera de muchos kilómetros.

Recomendamos: El vocabulario de la pandemia

En el camino, el poeta, ensayista y editor publicó ocho libros de poesía, cuatro de cuentos y crónicas, dos novelas, ocho antologías, 17 traducciones, un manual práctico y decenas de columnas. Una vida dedicada a la literatura, específicamente a la literatura mexicana.

Cohen nació el 27 de septiembre de 1953 al noreste de Estados Unidos, en Nueva Jersey. En aquel estado cursó la maestría en Letras Hispánicas y terminó sus estudios de doctorado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la Ciudad de México.

La primera vez que visitó México fue en 1973, quedó enamorado del país. Nueve años después adquirió la nacionalidad mexicana. Fue aquí donde el autor decidió hacer su carrera. Junto con poetas como Vicente Quirarte, Héctor Carreto y Jorge Esquinca, Cohen formó parte de la Generación de los 50. Fue editor de la Generación del Crack y profesor titular en la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco.

El lenguaje y la bicicleta eran sus pasiones. La primera la alimentaba compartiendo consejos útiles sobre cómo escribir mejor, porque estaba seguro que el mundo demandaba que cada persona se expresara mejor en su escritura. Su libro Redacción sin dolor –publicado por primera vez en 1994– se convirtió en una guía del lenguaje y del cuidado de la redacción. Su segunda pasión la nutría pedaleando kilómetros y repartiendo sus aprendizajes como ciclista, en 2014 publicó el manual práctico Zen del ciclista urbano.

Lee también: La frontera entre la ironía y el sarcasmo

El viaje de Cohen en Tec Review comenzó hace cinco años, cuando se lanzó la revista. Desde el primer número, él estuvo a bordo y edición tras edición recordó la importancia de cuidar las comas, las diéresis, la forma de escribir en las redes sociales, el mejor uso de los refranes y cómo aprovechar los lugares comunes. Treinta y un columnas integran su legado. Hoy la redacción sí duele. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre