voto por voto en Estados Unidos
En Estados Unidos no hay tribunales especializados, ¿entonces qué sigue? El experto del Tec de Monterrey nos explica. (Foto: iStock)

Estados Unidos aún no tiene Presidente electo, pero la polémica ya comenzó. Un día después del cierre de la jornada electoral, Joe Biden ganó apoyo en los estados del norte del país y Donald Trump acusó un posible fraude. Criticó el conteo en estados como Wisconsin, donde la noche del tres de noviembre se presentaba una ventaja para republicanos, pero, por la mañana, el escenario cambió.

Entonces, ¿qué es lo que sigue? El experto Alejandro Díaz, de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, nos explica.

Te puede interesar: Pagan a ‘influencers’ para incidir en voto estadounidense

Hasta diciembre

Para el especialista, el ganador confirmado –debido a la tardanza en el conteo de votos en entidades como Alaska– podría llegar hasta principios de diciembre. ¿Qué implica esto? Poco tiempo para presentar impugnaciones por posibles irregularidades en la elección.

En Estados Unidos, a diferencia de México, no existen tribunales electorales, así que serán los jueces federales de distrito quienes tengan que tomar la decisión, que, como en el caso de Al Gore contra George W. Bush, podría llegar hasta la Suprema Corte de Justicia.

“Para principios de diciembre ya se debe tener el cómputo final oficial. Antes, existe la posibilidad jurídica de que quien se sienta agraviado acuda a tribunales federales. En Estados Unidos no existe la figura de tribunal especializado. La única que existe es la Federal Election Commission (FEC), pero solo se dedica a fiscalización del financiamiento. La organización de la elección depende de los condados (un equivalente a los municipios)”, explica.

Recomendamos: Jóvenes pueden decidir la elección en Estados Unidos y los atraen con videojuegos

Argumentos en contra

Alejandro Díaz afirma que, si los republicanos deciden impugnar, podrían esgrimir reclamos como estos: que cambiaron las tendencias de votación durante la noche; que el voto por correo se contó fuera de la jornada electoral; o que se votó doble, tanto por servicio postal, como presencial.

“No hay credencial para votar. Solo se presenta la identificación, pasaporte, licencia de conducir u otro”, dice.

Antes de la pandemia, las regulaciones para ejercer el voto por correo eran más estrictas. Por la emergencia de la Covid-19, en 26 estados de la Unión ya no se necesitó justificar el voto postal. “Es ínfima la posibilidad de que haya trampa”, cuenta Díaz.

Lee también: Facebook y Twitter se involucran en elección de Estados Unidos

El proceso legal

Entonces, los quejas de los partidos o candidatos se solucionan en las cortes generales estatales. Pueden llegar a los jueces y juezas de distrito y, si los agraviados no están conformes, a las cortes de apelaciones.

“En ese sentido también puede subir a la Suprema Corte renovada, donde existe una mayoría conservadora: cinco contra cuatro”.

Pero, ¿qué tan probable es que se repita la elección?

“Es difícil por la naturaleza del proceso. Hay una razón obvia: si se tiene mayoría, lo de menos es el argumento jurídico, y le buscarán ‘tres pies al gato’. Si la Corte es republicana…no importa el argumento legal. Pero, sí hay que recordar el escenario Bush vs Gore. La Corte nunca dijo que era válido lo que pasó en Florida y las punch card, donde no estaba claro qué candidato se eligió. La Suprema Corte nunca dijo que hubo trampa, pero sí dijo que no le daba tiempo de contar todo otra vez y que no le daba tiempo de saber qué tan determinante eran los condados con irregularidades en el resultado electoral. Dijo la Corte: ‘el candidato ganador tiene que subir al podio en enero, por razones de tiempo no me meto al fondo’”, señala Díaz.

El especialista asegura que no hay un precedente legal que sugiera que se puede repetir el proceso.

Te recomendamos: Esto debes saber de la elección en Estados Unidos

Entonces, ¿voto por voto?

“La Corte podría mandatarlo, pero el precedente dice que si llega a mitad de diciembre, no da tiempo. Pero sí hay recuentos, en algunas situaciones y en algunos estados. Recuentos, sí va a haber…pero ordenados por el alto tribunal, es difícil. Simplemente porque no puede llegar el día de toma de posesión y que no esté el resultado”, explica el experto.

Sin embargo, dice que, con los jueces locales, sí se puede lograr la revisión de algunas urnas, pero no pasa con frecuencia.

“Es difícil que se dé la revisión de un estado completo. Tienen otras reglas. Al final del día, las etiquetas partidistas a nivel local significan menos que lo que significan, por ejemplo, para México. Desde esa perspectiva es muy difícil que quien conduce la elección le rinda pleitesía y cuentas al aparato nacional de un partido”.

Alejandro Díaz agrega que “es muy explorado que la Suprema Corte ejerza deferencia por los gobiernos locales para que hagan la elección, aunque involucren elecciones federales. Las regulaciones estatales regulan elecciones federales. Es decir, no existe una ley general que deban obedecer, como en el caso de México. Nosotros teníamos un código federal que solo regulaba elecciones federales. Allá no existe eso, solo por el financiamiento. No existen estas leyes, por lo tanto, la Corte –en un esquema descentralizado– privilegia a los estados para que regulen la elección”.