La pandemia empuja a mexicanos a hacer su testamento