Cajeme
Obelisco de Cajeme (Foto: Tomada de https://www.cajeme.gob.mx )

“Una ciudad no está adornada por cosas externas, sino por la virtud de quienes la habitan”, dijo Epicteto, filósofo griego, quien vivió una temporada de su vida como esclavo en Roma.

La sabiduría de aquel gran pensador helénico se parece a la de estos dos jóvenes: Arcelia Miranda Delgado y Rogelio Luna Olivas, quienes desde principios de este año coordinan el remozamiento de un callejón olvidado para convertirlo en El Callejón de la Educación, en Cajeme, Sonora, inspirados por algunos de los 17 objetivos mundiales de desarrollo sostenible, con miras al 2030.

Recomendamos: La empresa que busca construir la primera casa en la Luna

Una visión mundial decantada en Cajeme

“El proyecto está totalmente alineado con tres de los objetivos del desarrollo sostenible de la agenda internacional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en especial el 10, el 11 y el 17”, expresó Luna Olivas, egresado de la preparatoria Tecmilenio, durante la cumbre virtual Wellbeing 360.

El objetivo 10 se materializa porque la tarea ha permitido disminuir las disparidades en términos de la estética urbana en algunas colonias de Cajeme, según Luna.

“El 11 se cumple porque estamos recreando un espacio público que no tenía ninguna otra utilidad más que tirar basura o, peor aún, se usaba para fines de delincuencia. Hoy en día es un espacio familiar, recreativo y seguro”, dijo este joven.

Mientras que el 17 es llevado a la práctica porque se han unido esfuerzos para alcanzar un fin común.

“Es un lugar donde la gente se siente identificada, pues fueron muchas las personas que pusieron su granito de arena”.

Cabe resaltar que, de forma puntual, reducción de desigualdades, ciudades y comunidades sostenibles y alianzas para lograr los objetivos son, respectivamente, los objetivos 10, 11 y 17 mencionados.

De esta manera, 26 colaboradores y más de 250 personas involucradas directamente, entre alumnos, empresarios y autoridades gubernamentales, han cristalizado un cambio para beneficio de todo el municipio.

El callejón era oscuro, no tenía alumbrado, pero ahora ya lo tiene. En sus jardineras crecía maleza, hoy se observa el césped recortado, y qué decir de sus paredes, las cuales estaban grafiteadas, pero se han convertido en murales especiales.

“Contamos con un mural braille, un mural de lengua de señas, un mural que da la bienvenida en muchos idiomas, hay un mural interactivo para desarrollo motriz, y también a lo largo del callejón contamos con murales con total inclusión para las personas con discapacidades físicas”, platicó Luna.

Recomendamos: El Tec de Monterrey presenta su primer reporte de impacto social

A punto de ser misión cumplida

Arcelia Miranda, alumna de quinto semestre de la preparatoria Tecmilenio, dijo durante Wellbeing 360 que esta idea nació de una iniciativa civil llamada 100 Callejones Rumbo al Centenario, y como su nombre lo dice consiste en rehabilitar una centena de callejones del municipio sonorense erigido en 1927.

“El Callejón de la Educación es uno de ellos y tiene como objetivo ofrecer un espacio recreativo de convivencia social, seguro, con trascendencia y con un gran sentido de pertenencia para la comunidad”, detalló.

A la fecha, el avance de rehabilitación va en un 80 %. No se ha podido terminar por los impedimentos derivados de la contingencia sanitaria prevalente. Sin embargo, se espera que se termine en un mes, a partir de que se autorice la reanudación de las labores.

“Este callejón, en comparación con los otros callejones del municipio, ha sido pintado mayoritariamente por alumnos que cumplen con este proyecto en sus tiempos libres”, platicó la estudiante.

Cuenta que el trabajo no terminará después de la inauguración del callejón, porque los estudiantes están comprometidos a seguirle dando mantenimiento después de que ocurra el esperado corte de listón.

“También vamos a estar pendientes de los graffitis, pero no hemos tenido problemas al respecto, porque la comunidad se ha mostrado muy respetuosa hacia el arte urbano”, concluyó Miranda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre