Las Big Tech bajo fuego por contenido político y uso de datos