sincrotron en Hidalgo
Este proyecto podría beneficiar a la investigación nacional y fortalece la cooperación con el mundo. (Foto: Cortesía del gobierno de Hidalgo)

En la primavera de 2019, nacía una nueva esperanza científica. El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, anunció la creación de un sincrotrón en ese estado.

Pero, ¿qué es un sincrotrón? Se trata de un aparato especializado para hacer circular a los electrones. Éstos son partículas que se encuentran alrededor del núcleo de los átomos y llevan carga eléctrica negativa. La función del sincrotrón es acelerar los electrones hasta que alcancen velocidades cercanas a la luz.

“Es una máquina que tradicionalmente tiene un radio de 30 metros. Existen fuentes de luz de sincrotrón más compactas. Esta máquina lleva a los electrones a adquirir una velocidad muy alta, cercana a la de la luz. Como está en una trayectoria circular emite luz, entonces la luz de sincrotrón la emiten los electrones y esa luz tiene características muy especiales para observar objetos de todo tipo”, explica Gerardo Herrera, físico de experimental de altas energías.

Presencia en el mundo y sus aplicaciones

En el mundo hay alrededor de 60 sincrotrones, según el Organismo Internacional de Energía Atómica. Sus usos van desde los análisis químicos hasta las caracterizaciones morfológicas. Vacunas, medicamentos, análisis geológicos, un sincrotrón abre un abanico de investigaciones.

“La radiación sincrotrón ha tenido y tiene un papel muy importante. (Se aplica) en el estudio de la producción de energías limpias, de la contaminación y procesos de remediación del medioambiente. En el desarrollo de nuevos fármacos, en la comprensión de procesos biológicos como la fotosíntesis, etcétera”, cuenta desde Barcelona Josep Roqué Rosell, profesor agregado del Departamento de mineralogía, petrología y geología aplicada de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Instituto de Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Barcelona.

El Sincrotrón Mexicano en Hidalgo es un proyecto que producirá 6,000 horas de esa luz tan especial al año. Con ella, 3,000 investigadores podrán realizar diversos estudios. Los imanes que integran el aparato generan campos magnéticos que son 20,000 veces más poderosos que el de la Tierra.

Francia y Estados Unidos cuentan con sincrotrones desde principios de los años 70 del siglo pasado. Mientras que uno de los más recientes entró en operaciones en 2018 en Campinas, Brasil.

Recomendamos: PhD Talks, una plataforma para exponer la ciencia de forma ‘sexy’

Abasto de vacunas

Las aplicaciones de la luz de sincrotrón pueden ayudar a múltiples investigaciones en diferentes campos científicos.

En la presentación del proyecto, Fayad señaló que la construcción del sincrotrón tiene como objetivo “generar soluciones y dar un fuerte impulso a temas clave como el aseguramiento en el abasto de vacunas y combustible. Además, del diseño de nuevos y más poderosos medicamentos biotecnológicos para el tratamiento del cáncer y la diabetes”.

Para el gobernador, el sincrotrón representa la posibilidad de estar a la vanguardia científica. “En Hidalgo queremos saber que hay más allá de lo que nuestros ojos pueden observar. La intimidad del universo y de la materia”, señaló hace año y medio.

Debido a la interacción de partículas eléctricas con los poderosos campos magnéticos, se pueden estudiar diversos componentes a escala atómica.

“Contar con un acelerador de este tipo permitirá que los investigadores del país tengan una forma directa e inmediata de estudiar la estructura atómica y molecular de todo tipo de materiales. Por ejemplo, tejidos biológicos, cristales, nanoestructuras, cerámicos, etcétera”, dice Jesús Rueda Becerril, astrofísico e investigador posdoctoral en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad Purdue.

De nuestra selección editorial: Susana Lizano, la investigadora que miró a las estrellas y rompió los estereotipos de género

No se detendrá

Aunque el proyecto hidalguense ya está delineado, la pandemia de Covid-19 también puso en duda su avance. Sin embargo, el gobierno de Hidalgo señaló a Tec Review que la construcción del Sincrotrón Mexicano en Hidalgo no se ha suspendido.

“Es un proyecto de gran calado que, previo al inicio de la obra civil, requiere agotar muchos procesos técnicos, jurídicos y financieros de largo plazo”, comparte con Tec Review Lamán Carranza Ramírez, titular de la Unidad de Planeación y Prospectiva del Gobierno de Hidalgo.

En este momento continúan diferentes procesos de su Plan Maestro, como:

Conceptualización

Definición técnica

Instrumentación de estudios de viabilidad

Estrategias para asegurar el financiamiento total del proyecto

Modelo de negocio

Desde su presentación, la obra está proyectada para concluir en 2030. “La meta planteada para la construcción del Sincrotrón Mexicano, coincide con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Esta fecha será icónica para nuestro país. El sincrotrón no será una obra más, y no debemos permitir que así sea percibida”, señala Carranza.

Lee también: La resiliencia que nos enseñaron los sobrevivientes de la tragedia de Hiroshima

Una inversión en conocimiento

La obra llevará una inversión de 500 millones de pesos (mdp) por parte del gobierno de Hidalgo. Y el costo final puede llegar a los 15,000 mdp.

“Es necesario precisar que el proyecto Sincrotrón Mexicano en Hidalgo no ha recibido financiamiento de recursos públicos. (…) El contexto actual exige destinar recursos a áreas especializadas como la salud, pues es esencial proteger a las personas. Por ello se requiere creatividad para lograr los mecanismos óptimos. El financiamiento para el Sincrotrón Mexicano está integrado por diversas fuentes en lo que obedecen a legislación y reglas particulares, pero que sobre todo esta diseñadas para superar los vaivenes del contexto económico actual y de los ajustes institucionales del país”, explica Carranza sobre el presupuesto de la obra.

Como otras áreas científicas y educativas, la eliminación de 109 fideicomisos replantea los mecanismos de financiamiento. “Nos encontramos en espera de las reglas que serán implementadas una vez desaparecidos los fideicomisos. Se dejaron muchos cabos sueltos que es necesario comenzar a atar”, agrega el funcionario hidalguense.

Para investigadores como Abigaíl Jiménez Franco, geocientífica especialista en minerología a nanoescala, seguir con este proyecto es un impulso a la ciencia mexicana.

“Implicaría un esfuerzo importante para disminuir la dependencia del extranjero. Incluso Conacyt tiene o tenía convocatorias para estudios con sincrotrón en diferentes países. La construcción de un sincrotrón mexicano implicaría que ese recurso se destinara al país. Además, implica la creación de nuevos trabajos y plazas de investigación para científicos mexicanos”, señala desde Barcelona.

Lee más: La pandemia sería mínima al lado de un ataque nuclear

Semillero de talento

Algunos de los aspectos más relevantes que el gobierno de Hidalgo estima que cambiarán con el sincrotrón son las alternativas de desarrollo profesional. Que se pueda ser científico en México y que a largo plazo el país esté a la vanguardia de los desarrollo científicos mundiales.

En su propuesta, la administración hidalguense prevé que el sincrotrón ayude en:

Enfrentar amenazas epidemiológicas futuras

Incrementar la protección al medio ambiente

Fortalecer la sustentabilidad energética y

Seguridad alimentaria

De hecho, Hidalgo ya interviene en investigaciones internacionales. La Secretaría de Educación Pública del estado explicó que “Hidalgo tiene presencia en el sincrotrón suizo con el proyecto de investigación generado por la Universidad Politécnica de Pachuca para buscar alternativas en el tratamiento de la Covid-19”.

Entre los beneficios de un sincrotrón está la independencia de investigaciones. Ya no será fundamental contar con apoyo extranjero porque los estudios pueden realizarse de manera local.

Roqué Rosell, señala que de concretarse el proyecto, las colaboraciones entre científicos fortalecerán la ciencia en México.

“En los laboratorios de radiación sincrotrón trabajan científicos de ámbitos tan diversos como aceleración de partículas, científicos de datos y un amplio espectro de científicos experimentales. De hecho, un sincrotrón es un espacio único de creación sinergias entre diferentes disciplinas en donde conviven una gran diversidad de científicos”.

En tanto, Herrera señala que ciencia y tecnología convergerán en este proyecto. “Un sincrotrón puede ser una buena oportunidad laboral para científicos en México. Sería una manera de crecer en la dirección correcta porque sería un crecimiento en ciencia y tecnología muy competitiva de nivel internacional”.