Perseverance
Te contamos más sobre el camino de esta nave espacial. (Foto: NASA)

La misión del rover Perseverance Mars 2020 de la NASA ha registrado muchos kilómetros de vuelo.

Desde que se lanzó hacia el cielo el 30 de julio ha recorrido 235.4 millones de kilómetros. Es decir, la misma distancia que tiene que recorrer antes de que la nave llegue a la atmósfera del planeta rojo. Y ¿a qué velocidad viaja? a 19,000 kilómetros por hora.

“A las 1:40 pm hora del Pacífico, nuestra nave tendrá tantas millas en su espejo retrovisor metafórico como en su parabrisas metafórico. Próxima parada: cráter Jezero“, dijo Julie Kangas, una navegante que trabaja en la misión del rover Perseverance en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California.

Recomendamos: La Perseverancia que le ganó a la Covid-19

La importancia del Sol

La influencia gravitacional del Sol juega un papel importante en la configuración no solo de las trayectorias de las naves espaciales hacia Marte (así como hacia cualquier otro lugar del sistema solar), sino también el movimiento relativo de los dos planetas. Así que la ruta de Perseverance hacia el Planeta Rojo sigue una trayectoria curva en lugar de una trayectoria recta como una flecha.

“Aunque estamos a la mitad de la distancia que necesitamos para viajar a Marte, el rover no está a medio camino entre los dos mundos”, explicó Kangas.

“En línea recta, la Tierra está a 42.7 millones de kilómetros detrás de Perseverance y Marte está a 28,8 millones de kilómetros al frente”, agregó.

A la distancia actual, una transmisión tarda dos minutos y 22 segundos en viajar desde los controladores de la misión en el JPL a través de la red de espacio profundo hasta la nave espacial. Para el momento del aterrizaje, Perseverance habrá cubierto  470.8 millones de kilómetros y Marte estará a unos 209 millones de kilómetros de la Tierra. En ese punto, una transmisión tardará unos 11.5 minutos en llegar a la nave espacial.

Lee también: ¿Cómo se formó la Luna?

El trabajo continúa

El equipo de la misión sigue verificando los sistemas de naves espaciales, grandes y pequeños, durante el crucero interplanetario. Los instrumentos RIMFAX y MOXIE de Perseverance se probaron y se determinó que estaban en buen estado el 15 de octubre. MEDA recibió el visto bueno el 19 de octubre. Incluso había una línea para verificar el estado del tubo de rayos X en el instrumento PIXL en 16 de octubre, que también salió según lo planeado.

“Si es parte de nuestra nave espacial y la electricidad lo atraviesa, queremos confirmar que aún está funcionando correctamente después del lanzamiento”, dijo Keith Comeaux, ingeniero jefe adjunto de la misión del rover Perseverance Mars 2020.

“Entre estas comprobaciones, junto con la carga de las baterías del rover y del Mars Helicopter, la carga de archivos y secuencias para operaciones en la superficie y la planificación y ejecución de maniobras de corrección de trayectoria, nuestra placa está llena hasta el aterrizaje”. (Fuente: NASA)