Argentina cuarentena
Un anciano con síntomas del nuevo coronavirus es trasladado del asilo Carpe Diem a un hospital en Buenos Aires. (Foto: Ronaldo Schmidt / AFP)

Latinoamérica es una de las regiones más golpeada por la pandemia de la Covid-19, con más de 10 millones de casos. Argentina es actualmente el quinto con más contagios, después de Estados Unidos, India, Brasil y Rusia.

Sin embargo, el país fue uno de los primeros en la región en imponer restricciones a la movilidad y el tránsito, pero pese a cumplir siete meses de cuarentena, al mismo tiempo registran más de un millón de infectados por el virus SARS-CoV-2.

Menos mortalidad

Aunque las cifras de contagios son altas en el país sudamericano, también muestran que la tasa de mortalidad por coronavirus es cercana a los 610, una cifra que coloca a Argentina en el puesto 14 a nivel mundial, por debajo de países como Perú, Bolivia, Chile, Ecuador, España, México y Reino Unido.

Además, el país ha logrado ha combatido el aumento de casos sin provocar un colapso de su sistema sanitario.

Crisis económica

A su vez, la pandemia del coronavirus, que llegó a Argentina durante una de sus peores crisis económicas, marcada por una fuerte devaluación de su moneda, empuja a muchas pequeñas y medianas empresas a la quiebra y algunas multinacionales extranjeras optan por irse del país.

“Lo que va a quedar de todo esto, cuando se termine la cuarentena por la Covid-19, es una catástrofe”, pronostica un hombre de 55 años que en agosto debió cerrar su pequeña empresa de servicios con 16 empleados, tras más de 15 años de trabajo.

Para este empresario, que pidió no ser identificado por el delicado momento que atraviesa, tener una empresa en Argentina es una “carrera de obstáculos, con unas exigencias tributarias descomunales y a cambio, un Estado que no da nada”.

“El problema no es de ahora”, aclara. “Esto simplemente lo hizo imposible”, resumió.

Te puede interesar: Supera la crisis en tu emprendimiento con ayuda de estos aliados

60,000 pymes cerraron

Argentina está en recesión desde 2018. A partir de allí, el peso se ha derrumbado frente al dólar, la inflación se ha disparado y la pobreza y el desempleo han crecido. Pero con la llegada de la pandemia del coronavirus, todo se ha profundizado.

Pedro Cascales, secretario de Prensa de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), advierte que las pymes están en “alerta roja” por la prolongada cuarentena que el gobierno del presidente Alberto Fernández decretó el 20 de marzo para evitar la multiplicación de los contagios por el coronavirus.

“Unas 60,000 pymes cerraron o están cerca de hacerlo en todo el país a raíz del impacto de la pandemia”, explica.

Según sus cálculos, esto implicaría que entre 600,000 y 80,000 personas se queden sin trabajo, una situación que se agrava porque la mayoría de las pymes son empresas familiares.

Lee más: 10 puntos para reactivar la economía y empresas del país

Insostenible

No son solo las pymes locales las que deciden bajar sus persianas. Varias grandes empresas multinacionales como las chilenas Falabella y la aerolínea Latam, o la empresa química estadounidense Axalta, decidieron recientemente dejar sus operaciones en Argentina.

La francesa Danone, cuya facturación cayó un 9.3% en el tercer trimestre del año en el país, señaló que ponía en “revisión” su negocio en Argentina, en el marco de un plan de reorganización y de reestructuración de sus marcas.

“La pandemia tiene un efecto muy negativo en gran parte de las economías del mundo. En nuestro país, a este fenómeno global recesivo se suma una significativa volatilidad macroeconómica. Pero además, se agrega una fuerte incertidumbre sobre las reglas de juego que rigen el funcionamiento de muchas industrias”, explicó Carlos Winograd, profesor de la Paris School of Economics.

“La crisis sanitaria, en parte inevitable, sumada a la crisis (económica), hace que algunas empresas vean su situación muy comprometida”, añadió, al indicar que de todas maneras “no se puede hablar de éxodo”.

Un alto responsable de una empresa multinacional, que pidió el anonimato, se quejó de que se les “hace casi imposible operar en un país con poderosos sindicatos y un nivel alto de control de precios y divisas, y varias formas de control estatal”. (Con información de AFP)