crisis en tu emprendimiento
Estos consejos te pueden ayudar a saltar el bache en la pandemia. (Foto: iStock)

Jóvenes aún en la carrera, recién egresados o personas que cambian de giro. Esos son algunos de los perfiles de los emprendedores en México. Justo en medio de la pandemia de Covid-19, emprender y tener éxito es un gran desafío. Pero, no se rinden.

En México, 99 % de las unidades económicas son micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Estamos hablando de más de seis millones de empresas que no superan los 250 empleados, según Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Así que el emprendimiento es algo habitual en el país.

Para emprender y evitar que el negocio no sea redituable, Crehana, Girls in Tech y la organización sin fines de lucro Impacto, unieron fuerzas para capacitar a los emprendedores.

Los negocios en la nueva normalidad

Desde las clases en línea hasta la venta a la puerta del hogar. Todo negocio que está a un click de distancia está tratando de sobrevivir a la pandemia.

Para que aquellos negocios con un año en marcha no detengan su ritmo, estos aliados ofrecen 1,000 becas de capacitación a los emprendedores.

“Queremos capacitar a una población importante en Brasil, México y Colombia para que se pueden integrar de nuevo a la fuerza laboral. O puedan crear nuevos modelos de negocio y salgan fortalecidos de todo esto que está pasando (la pandemia)”, dice Laura Gaviria Halaby, directora de alianzas e iniciativas estratégicas de SoftBank y jefa de ideas y directora de conexión en Impacto.

Las becas consisten en una especialización en marketing digital y uso de redes sociales. La capacitación, que durará tres meses, no tiene ningún costo para los emprendedores. Su objetivo es que los dueños de negocios obtengan conocimientos que los ayuden a adaptarse al entorno digital.

En promedio, un emprendimiento tiene 7.8 años de vida en México. Sin embargo, 33 % de las nuevas empresas muere en su primer año de operaciones, de acuerdo con cifras del Inegi.

Recomendamos: Hillman Eyewear, una marca de jóvenes emprendedores apoyados por Yuya

Capacitarse o morir

La pandemia nos ha enseñado que la flexibilidad ayuda a los negocios a adoptar tendencias para sobrevivir. Como los emprendimientos que surgieron con la crisis sanitaria, creando cubrebocas. O creando ventiladores de bajo costo. Para seguir innovando, se requiere capacitación accesible.

“Crehana ha buscado ser parte de la transformación de sus estudiantes con cursos acordes a lo que las nuevas tendencias requieren para su desarrollo profesional y personal. Los emprendimientos en Latinoamérica son una fuente de empleo que creemos debe ser apoyada ya que es en la aplicación de nuevas habilidades digitales donde podrán encontrar el éxito,” dice Italibi Gutiérrez, gerente de empresas de Crehana en México y socia directora de Girls in Tech.

No obstante, la sombra de la pandemia continúa amenazando el desarrollo de los negocios. “La cultura del aprendizaje continuo que implica reaprender constantemente, se va a acelerar en los siguientes meses en los negocios que deseen sobrevivir a esta crisis”, agrega.

En un primer impacto, la pandemia arrasó con 12 millones de empleos, formales e informales, según información del Inegi. La administración federal señala que la recuperación será rápida, luego de la brusca caída.

Requisitos para la beca

Para optar por la beca que ofrece la alianza Crehana, Impacto y Girls in Tech, los requisitos son:

Tener un micro emprendimiento

Que el negocio esté cerca o tenga un año de vida

Que sus ventas fueran negativamente impactadas por la pandemia

No tener recursos para pagar una capacitación

Necesidad de aprender del mundo digital y estrategias de crecimiento en redes sociales

“Con las becas, los líderes de micro y pequeñas empresas recibirán un acceso gratuito a una especialización en marketing digital y el uso de redes sociales. Con lo cual, aprenderán las estrategias adecuadas para hacer crecer sus negocios”, dice Belén García, líder de Recursos Humanos SoftBank.

Lee más: América Latina le apuesta al emprendimiento social