(Foto: NASA / AFP)

Esta imagen de la NASA obtenida el 21 de octubre de 2020 muestra el mapa de peligro y la ubicación de TAG de Nightingale y el brazo robótico de la NASA de la nave espacial Osiris-Rex haciendo contacto con el asteroide Bennu para recolectar muestras.

Recomendamos: La Perseverancia que le ganó a la Covid-19

El brazo de muestreo de la nave espacial, es llamado Mecanismo de adquisición de muestras Touch-And-Go (TAGSAM). La cabeza redonda al final de TAGSAM es la única parte de OSIRIS-REx que entró en contacto con la superficie durante el evento de recolección de muestras.

Tras el contacto inicial, la cabeza de TAGSAM pareció aplastar algunas de las rocas porosas que se encuentran debajo.

Un segundo después, la nave espacial disparó una botella de gas nitrógeno, que moviliza una cantidad sustancial del material del sitio de la muestra.

Los datos preliminares muestran que la nave pasó –aproximadamente– cinco de los seis segundos de contacto recolectando material de la superficie. La mayor parte de la recolección ocurrió dentro de los primeros tres segundos.

(Foto  / NASA / AFP)

El TAGSAM está diseñado para atrapar el material de la superficie agitado, y el equipo de la misión evaluará la cantidad de material recolectado a través de diversas actividades de la nave espacial.

Después del aterrizaje, la nave espacial encendió sus propulsores para alejarse de Bennu. Como se esperaba, esta maniobra también perturbó el sitio de Nightingale, y los escombros sueltos son visibles cerca del final de la secuencia de imágenes.

La telemetría preliminar muestra que la nave espacial se mantiene en buen estado de salud. La nave espacial viajaba a 0,2 mph (10 cm / seg) cuando entró en contacto con el sitio de muestreo Nightingale y luego retrocedió a 0,9 mph (40 cm / seg).