El mes de octubre fue designado para crear conciencia contra el cáncer de mama. (Foto: iStock)

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo y, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta enfermedad causa una de cada seis defunciones en el mundo.

La OMS explica que el cáncer se produce por la transformación de células normales en células tumorales en diversas etapas. En 2015 –los últimos datos disponibles del organismo– se le atribuyeron 8.8 millones de defunciones al cáncer a nivel mundial siendo los más letales el pulmonar, hepático, colorrectal, gástrico y el mamario.

Recomendamos: ¿Quién está detrás de los mapas de Waze?

¿Cómo ha sido su evolución?

Los tratamientos del cáncer han alcanzado importantes avances desde la llegada de la quimioterapia en la década de 1940. El diagnóstico correcto es esencial para poder recibir un tratamiento adecuado y eficaz, debido a que cada tipo de cáncer requiere un protocolo específico como cirugías, radioterapias o quimioterapia.

María Dolores de la Mata Moya, radioncóloga y jefa del departamento de Cáncer del Centro Médico ABC, asegura que hay muchos avances en distintos tratamientos de cáncer. Cuenta que en sus primeros años ejerciendo, cuando un paciente llegaba con un diagnóstico de Cáncer de pulmón había pocas herramientas para tratarlo y se estimaba un tiempo de vida de nueve meses.

“En 2010 y gracias a los avances tecnológicos, empezamos a tener acceso a paneles y mutaciones moleculares además de lo que ya se veía en la biopsia. Así pudimos encontrar fármacos que ayudan a mejorar el escenario del paciente radicalmente. De pronto empezaban a tomar pastillas durante meses o años y así se podía controlar la enfermedad. Así pasaban de tener una esperanza de nueve meses a más de tres años de vida”, indicó De la Mata Moya.

Lee también: Recomendaciones para prevenir el cáncer de mama

Inmunoterapia

Para la radioncóloga, la terapia “de hoy” es la Inmunoterapia en la que se utilizan medicamentos para que el propio sistema inmunológico humano para combatir la enfermedad. Estos fármacos no se centran en el cáncer, sino que se enfocan en el paciente y en la defensa del organismo, para que éste detecte las células tumorales y las combata.

“Este tipo de pacientes pueden pasar meses y años usando este tratamiento porque se está usando el propio organismo y no están matando el tumor, es un mecanismo diferente”, agregó e indicó que para ver su evolución se realizan tomografías o exámenes de laboratorio que van indicando la efectividad del tratamiento.

Radioterapia

Aunque la radioterapia es uno de los tratamientos contra el cáncer más tradicionales, tiene muchos cambios. Esto consiste en la aplicación de altas dosis de radiación con mayor precisión sobre el tumor. Esta técnica es más efectiva y segura porque reduce el riesgo de matar las células sanas en menor cantidad de sesiones que la quimioterapia.

La Oncología Radioterápica ha progresado gracias a los avances tecnológicos y mayor conocimiento de la biología molecular. Actualmente, los especialistas aplican simulaciones virtuales y planificaciones tridimensionales para prever qué tan efectivo puede ser el tratamiento y la distribución de dosis.

El cáncer de mama

En 2017, tres mexicanos desarrollaron un wearable para detectar el cáncer de mama. Julián Ríos Cantú, José Lavariega y José Antonio Torres crearon Higia Technologies y EVA, su dispositivo capaz de detectar anormalidades en los patrones térmicos de los senos y la elasticidad de sus tejidos, que funcionan como indicadores del cáncer de mama en etapas tempranas. Su prototipo inicial consistía en un brassier completo, pero ahora se trata de un par de copas inteligentes que el usuario puede colocar dentro de su propia ropa interior de forma más discreta.

Ríos Cantú decidió crear también Eva Center una cabina que ayuda, igual que el wearable, a detectar las diferencias en la temperatura de la superficie de los pechos, lo que puede indicar anormalidades. Estas cabinas están ubicadas en seis plazas comerciales del país. 

En entrevista, Cantú aseguró que estas herramientas no son invasivas y no utilizan radiación, por lo que pueden ser utilizadas por mujeres de distintas edades. Las mujeres entran a la cabina y en menos de diez minutos se realizan una prueba para conocer la salud de sus pechos

Al ingresar a una cabina privada, se escuchará una asistente de voz llamada Eva que te guiará en una meditación de dos minutos para después hacerte una serie de preguntas sobre la salud de tus pechos y tus antecedentes. Después con una cámara de detección de calor se realiza un mapa térmico de ellos.

“El momento de meditación ayuda a bajar la temperatura de los pechos y por eso después hacemos la captura de la imagen. Estar en plazas comerciales democratiza el acceso a tecnologías como esta para todo tipo de mujeres”, indicó Cantú.

Lee más: Tatuaje biomédico es capaz de detectar cánceres

Para De la Mata Moya, los siguientes avances en los tratamientos del cáncer vendrán de la mano de la tecnología. Ella asegura que el Big Data –recopilación y análisis de datos– les enseñará a los expertos de forma mucho más rápida cómo tomar decisiones terapéuticas.

“El big data, las redes neuronales y la Inteligencia Artificial (IA) ayudarán mucho para tratamientos sistémicos y en el campo de la radioterapia esto será definitorio para poder saber cómo tratar a los pacientes de una forma más precisa”, agregó.