5G
Los conflictos geopolíticos tienen impacto en América Latina y la red 5G. (Foto: iStock)

La doctrina Monroe que señala “América para los americanos”, buscaba que Estados Unidos se quedara con el control del nuevo continente y parece que el país quiere seguir ganando terreno, esta vez, con la tecnología 5G.

El control que ese país ha ejercido en el continente es parte de su política exterior. Una forma de mantener a salvo sus intereses. En cuanto a la tecnología, eso explica el porqué se opone abiertamente a la llegada de equipos innovadores y más baratos. Tal es el caso de equipos chinos.

Recomendamos: Así impacta el contexto geopolítico a Huawei, TikTok y WeChat

Un cerco a 5G

La carrera por el despliegue de la red móvil de quinta generación no es nueva. Al menos, así lo señala Mike Rogers, ex legislador republicano de Michigan, Estados Unidos. Rogers alega que empresas chinas son subsidiadas por el gobierno chino debilitan a su competencia y buscan acaparar el mercado de 5G.

¿Por qué es tan importante esta tecnología móvil?

En el mundo de las telecomunicaciones, 5G significa mayor velocidad, calidad y respuesta inmediata. “No solo es conectividad, la quinta generación va innovar en todas las áreas, incluidas sociedad e industria. Asimismo, la 5G puede incrementar la seguridad”, señala Jin-Hyo Park, director de tecnología y vicepresidente ejecutivo de SK Telecom.

También, en el desarrollo y despliegue de esta tecnología hay mucho dinero involucrado. Entre 2024 y 2034, 5G contribuirá con 2.2 billones de dólares a la economía global, de acuerdo con estimaciones de GSMA, organización que representa a más de 750 operadores de telecomunicaciones de todo el mundo.

Para Rogers y el gobierno estadounidense, las cifras no pasan desapercibidas. El presidente Donald Trump ha acusado a las empresas chinas de espionaje sin que esto se haya confirmado.

“Las intenciones de Trump han sido muy claras desde el principio. Quiere lograr un nuevo acuerdo comercial a través de una guerra comercial”, señala Efrén Páez, economista y analista independiente de telecomunicaciones.

Te puede interesar: Tik Tok busca que sus influencers moneticen con música

Se resisten al control

Aunque el poder económico de Estados Unidos es innegable, algunos países han logrado mantener sus decisiones comerciales. En junio, la finlandesa Nokia informó que ganó un contrato con Taiwan Mobile para migrar sus servicios a la red 5G. El monto fue de casi 450 millones de dólares (mdd) a completarse en tres años.

Nokia declinó hacer declaraciones inmediatamente debido a que se encuentra en quiet period previo a su reporte trimestral.

Incluso en México, donde todavía no se encienden redes de 5G, su potencial es enorme. Un estudio de Nokia y Omdia señala que el despliegue, en el largo plazo, generarán un impacto económico y social de 730,000 mdd en México para el año 2035.

“La seguridad de las redes depende de los proveedores y no de quienes fabrican los equipos o desarrollan el software. El trasfondo es una guerra tecnología por el liderazgo de 5G. Estados Unidos quiere desarrollar los nuevos modelos de negocio y su único adversario serio es China”, asegura Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana del Derecho a la Información (Amedi).

Algunos países que mantienen sus alianzas comerciales con proveedores chinos, pese a la oposición de Estados Unidos son:

Noruega

Portugal

Perú

En estos momentos, el gobierno brasileño analiza si cerrar la participación de la china Huawei para la construcción de la red 5G.

Que países como Noruega lograran desmarcarse del asedio estadounidense solo responde a la búsqueda de mejores oportunidades de proveedores para sus redes de telecomunicaciones.

“El gobierno mantiene un diálogo abierto y productivo sobre los requisitos de seguridad. Es responsabilidad directa de las empresas del sector de las telecomunicaciones realizar sus propias evaluaciones de riesgos al seleccionar proveedores de equipos”, dijo a Reuters Nikolai Astrup, ministro de gobierno local y modernización del país nórdico, a principios de este mes.

Lee más: Apple apuesta por 5G en sus nuevos iPhone, ¿qué significa para el mercado?

Quitar y dar

Más que un tema de seguridad, los analistas señalan que las trabas al despliegue de tecnología china sirven para que Estados Unidos gane tiempo.

“Al prohibir (a compañías como) Huawei, Estados Unidos quiere que regiones como Europa y Asia Pacífico se retrasen uno o dos años. (Si gana) ese tiempo, harían inalcanzable a la Unión Americana”, comenta Bravo.

Mientras el país americano va presionando a otros de no usar tecnología china en sus despliegues de redes 5G, también ofrece sus alternativas de adopción para países en vías de desarrollo.

Apenas este miércoles, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) firmaron un memorando de entendimiento para “promover redes seguras de 5G y abiertas en el mundo en desarrollo”.

“Estados Unidos podría aportar recursos para ‘desarrollar 5G’ sin emplear tecnologías de estos fabricantes (chinos). Pero no queda claro el alcance de esa intención ni los mecanismos para distribuir esos recursos. Tampoco se sabe si serán suficientes. Es una intención muy ambigua”, señala Jesús Romo, director de Telconomia.

Recomendamos: Japón, un bache para empresas emergentes

Más que dinero

Con más que solo dinero y empleos en juego, el cerco de Estados Unidos a la tecnología china también está en el manejo de información. “Parecería menos dañina una guerra en la que no se utilicen armas sino datos. Sin embargo, esto está muy lejos de la realidad. Para muestra tenemos la gran batalla que está librando la adopción mundial hacia el 5G”, señala Ingrid Motta, directora de BrainGame Central.

5G no solo se trata de una tecnología innovadora “es el arma más poderosa para ganar esta guerra geopolítica. Las grandes batallas se dan en los datos, los contenidos y en quién será la potencia mundial para revolucionar las relaciones económicas mundiales”, agrega Motta.

En tanto, empresas como Huawei solo buscan cumplir con sus compromisos.

“Desde las sanciones de Estados Unidos el año pasado, los fabricantes estadounidenses de semiconductores ya no pueden suministrarnos. Por lo que nuestros socios estadounidenses anteriores ya no pueden trabajar con nosotros. Desde agosto se ha vuelto aun más difícil”, dice a Tec Review, Kurier Abraham Liu, vicepresidente de Huawei para Europa.

Te puede interesar: Justicia de Estados Unidos frena el veto de Trump a TikTok

Impulsar la competencia

La férrea competencia para alcanzar el desarrollo de tecnologías como 5G e inteligencia artificial será una situación que continuará. Germán Patiño, profesor del Tec de Monterrey especialista en geopolítica, considera que esta desde los gobiernos se seguirá impulsando la creación y desarrollo de empresas en estas áreas. “Quienes desarrollen de mejor manera la carrera en la inteligencia artificial serán los poseedores del poder en el siglo XXI”, señala.

Patiño explica que algunas empresas como Alibaba son mucho más eficientes y atractivas que las estadounidenses en el mercado asiático. “Pero, en México no entran, porque reconfigura un especie de modelo encabezado por Estados Unidos en todo el continente (americano). China simboliza una gran amenaza en ese sentido”, dice.

Incluso con estos obstáculos, empresas como Huawei no bajan los brazos. “Confiamos en que podemos continuar sirviendo a nuestros clientes europeos en el sector 5G debido a muchos preparativos e inversiones iniciales con la tecnología más avanzada”, opina Liu.