El mundo está atrapado en una “sindemia” de enfermedades crónicas