Expertas nos hablan sobre los beneficios de la alimentación saludable. (Foto: iStock)

Ante una pandemia que aún no tiene remedio, carece de sentido glorificar o satanizar ciertos alimentos, porque estos –por sí solos– no pueden curar ni sanar a la humanidad.

Los alimentos son componentes del no enteramente comprendido equilibrio de la salud, en el cual no solo intervienen nutrientes y órganos, sino también ciclos de descanso y maneras de manejar la tensión emocional, entre muchos otros factores tangibles e intangibles.

En el centro de esta complejidad se encuentra el sistema inmunológico, el cual determina la forma en que el organismo se defiende de virus como el SARS-CoV-2. La ley es simple: entre más fortalecido se encuentre esa defensa del cuerpo contra organismos infecciosos y virus invasores, más probable será que la Covid-19 no sea letal.

Precisamente para explicar cómo aumentar la posibilidad de prevención y supervivencia, cuatro profesionales de la nutrición aclaran, en entrevista para Tec Review, cuáles son las mejores estrategias nutricionales para salir avante en el combate personal contra la actual pandemia.

Te puede interesar: ¿Cómo funciona nuestro sistema inmunológico?

La fuerza de una alimentación correcta

De acuerdo con Griselda López Córdova, coordinadora de estudios de investigación clínica en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), lo mejor que podemos hacer de manera preventiva ante cualquier enfermedad es tener una alimentación correcta que, dentro de los diferentes aspectos que involucra, debe ser variada y completa.

Verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, frutos secos y carnes en porciones adecuadas para cada persona en particular forman parte de la alimentación conveniente para fortalecer el sistema inmunológico.

“Esta es la mejor estrategia que tenemos hoy por hoy para prevenir diferentes enfermedades, incluido el impacto que podría tener la Covid-19. Aunque el factor para decir que alguien contrae o no la enfermedad va más allá de la alimentación”, aclara López Córdova.

El estado del sistema inmunológico no se define solo por la alimentación, sino también por la calidad de sueño, el ejercicio físico y el manejo del estrés, según esta experta, quien también considera que todos estos elementos, entre otros, van a determinar cómo se encuentran las defensas y, por ende, qué tan fuerte o no es la protección cuando una persona está expuesta al coronavirus.

El porcentaje de prevención de Covid-19 aumenta si la alimentación es adecuada. Pero no lo es todo, porque si así fuera el caso, prevendríamos todas las enfermedades sólo con alimentos. Mientras que si se contrae la enfermedad, el tener un buen sistema inmunológico va a determinar el camino que el cuerpo va a seguir en la recuperación”, expresa la especialista del INCMNSZ.

De acuerdo con López, aunque no haya un patrón de alimentación que prevenga la Covid-19, llevar una alimentación saludable puede ayudar al cuerpo para que, en caso de contagio, tenga una mayor defensa para poder responder favorablemente a la enfermedad.

Recomendamos: Nuevo etiquetado para la salud: primer paso para acabar con una gran epidemia

Una dieta pormenorizada

Por otro lado, Ana María Tello Hernández, secretaria académica de la Asociación Mexicana de Nutriología (AMENAC), confirma que una alimentación equilibrada y personalizada puede influir de manera positiva en reforzar el sistema inmunológico.

Existen muchos nutrientes importantes en la dieta diaria que contribuyen al correcto funcionamiento del organismo, pero si se está buscando un beneficio mayor en el sistema inmunológico hay que considerar la combinación individualizada de vitaminas y minerales que, según Tello Hernández, son los siguientes:

Vitamina C

Se encuentra principalmente en las frutas como guayaba, kiwi, fresas, zarzamoras, blueberries o en verduras como brócoli, chiles, col, coliflor, perejil, pimientos y hortalizas en general.

Vitamina E

Localizada en algunos aceites vegetales, frutos secos y cereales de grano entero.

Vitamina A

Puede encontrarse en alimentos de origen animal como leche, huevo, quesos, vísceras y en algunas grasas como la mantequilla. Y en su versión vegetal, en cerezas, zanahoria, jitomate, melón, papaya y verduras de color verde oscuro.

Ácido fólico

Se encuentra en las verduras de hoja verde, frutas, cereales de grano entero y en algunas vísceras como el hígado.

Hierro

Presente en alimentos de origen animal como carnes rojas, pescado, huevo, hígado y lácteos.

Zinc

Localizado en mariscos, pescado, hígado, frutos secos, leguminosas (frijol, garbanzo, lentejas), cereales de grano entero, carnes, huevo y lácteos.

Selenio

Se encuentra principalmente en carnes rojas, pescado, mariscos y huevo.

Ana Tello también platica que cuando se habla del sistema inmunológico es importante tener en cuenta el papel que en el intestino juega la microbiota (bacterias benéficas).

“La microbiota contribuye a que los nutrientes se absorban correctamente para que puedan así ejercer su función. Para poder fortalecer esta microbiota son necesarios los probióticos, microorganismos vivos que sobreviven al paso por el tracto gastrointestinal y que ejercen efectos benéficos sobre la salud, contribuyendo al mismo tiempo a mejorar el equilibrio microbiano intestinal. Estos microorganismos se localizan de manera natural en lácteos fermentados como el yogurt o el kéfir”, explica la secretaria académica de la AMENAC.

Recomendamos: ¿Qué son los probióticos?

Beneficios de tomar el sol y los falsos remedios

Para complementar la lista de componentes que ayudan a vigorizar el sistema inmunológico, Yaqui Valenzuela Schejtman, nutrióloga integrante de la mesa directiva de AMENAC en el área de logística, dice que en cuanto a prevalencia de coronavirus, se ha visto una relación muy importante con la deficiencia de vitamina D, factor que debe evitarse así:

“La manera en que los humanos obtenemos la vitamina D es tomar sol unos 20 minutos al día. Conviene no hacerlo en horas en que la luz solar esté muy fuerte. En lugar de salir al sol a las 2 de la tarde, es mejor hacerlo a las 4 de la tarde, y que dé el sol en una tercera parte del cuerpo, como en brazos y piernas”, dice esta experta.

Sin embargo, Valenzuela Schejtman advierte que a nivel popular abundan falsos consejos para fortalecer el sistema inmunológico como tomar licuado de proteína con chile verde picado, beber una taza de café con un poco de aceite de coco disuelto o comer solamente piña durante el día.

“También está muy de moda tomarse un jugo de naranja, pero aquí el problema es que en el momento en que el jugo entra en contacto con los rayos solares, se pierde la vitamina C. Entonces no es un alimento funcional”, comenta esta experta en nutrición.

En prospectiva, ella considera que la actual pandemia tendrá un sentido positivo, porque brinda a la humanidad una pausa para mover prioridades y concluir que es preciso abandonar malas costumbres alimenticias.

“Ahora es un muy buen momento para empezar a hacer cambios de hábitos que eviten problemas de salud a la larga, para que cuando se llegue a una edad madura se tenga una calidad de vida buena, no con base en medicamentos. Ésta es también la idea de una alimentación saludable”, comenta Valenzuela.

Lee también: El experimento de “ciencia ficción” que alerta sobre concentraciones de CO2

Cuidado con los charlatanes

Karen Czacki Halkin, primera secretaria propietaria del Colegio Mexicano de Nutriólogos (CMN), comenta que las personas interesadas en seguir una dieta propicia para fortalecer el sistema inmunológico y no enfermarse tan fácilmente de Covid-19, tienen que asistir con profesionales de la nutrición.

Ellos no deben ser ni químicos de alimentos ni biólogos, sino mínimo licenciados en nutrición, de acuerdo con Czacki Halkin. Además, durante la consulta deben considerar peso, estatura, edad y situación de salud de las personas interesadas, con el fin de asignarles la dieta que más les convenga.

Aun dentro del gremio, hay nutriólogos que incumplen códigos de ética y realizan funciones que no les corresponden, advierte esta especialista del CMN.

“Desafortunadamente, en México sí hay nutriólogos que recetan o venden medicamentos. No están autorizados para ello, aunque sean medicamentos naturales, son medicamentos, y sólo un médico, no un nutriólogo, está autorizado para recetarlos”, dice Czacki.

Por esto, las personas que acuden al nutriólogo deben cerciorarse de que éste cuente con cédula profesional, y de preferencia debe estar certificado por el CMN, la única institución que, según Czacki, otorga certificaciones a nutriólogos en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre