Transformación digital de la salud: ¿Un salto irresponsable?