La herencia que nos dejó el único mexicano que ganó el premio Nobel en ciencia