El misterio del universo que alimentó a la ciencia ficción: los agujeros negros