(Foto: iStock)

Dar a luz en medio de una pandemia suma más preocupación a los futuros padres. Primero porque al acudir a sus revisiones y consultas, la madre puede tener mayor riesgo de contraer Covid-19.

Por ejemplo, las contracciones de Laura Gómez Arizmendi comenzaron la noche del 17 de abril y se trasladó al hospital para dar a luz a su primer bebé. En la clínica la llevaron a un área para hacerle la prueba de coronavirus y recibió oxígeno porque le faltaba el aliento y tenía dolor de garganta al ingresar.

Tras un parto de cinco horas, nació Bárbara Montoya Gómez. Laura solo la vio de lejos. Luego, se la llevaron.

Te puede interesar: Prácticas y técnicas para el regreso a clases

Un bebé positivo a Covid-19

Laura, de 30 años, fue trasladada a un piso para pacientes con Covid-19, después de que le dijeron que su prueba había dado positivo. Ella cuenta que agarró fuerza de esos cinco minutos que para salir adelante, además no tuvo que utilizar ventilador como otros pacientes. Una semana después pudo cargar –por primera vez– a Bárbara.

“La experiencia fue abrumadora. Es mi primera bebé y me sentí aún más angustiada después del diagnóstico. Tenía mucho miedo de no poder volver a verla. Ahora, en casa, estamos tomando muchas precauciones y no la han podido conocer sus abuelos ni sus tíos. Todo ha sido a través de videollamadas”, cuenta en entrevista con Tec Review.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en EU y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) reconocen que el entorno ideal para la atención de un recién nacido sano durante la hospitalización luego del parto es dentro de la misma habitación de la mamá

De acuerdo con la OPS, el riesgo de que un recién nacido contraiga Covid-19 de su madre es baja, especialmente si ella toma las medidas recomendadas antes y durante la atención del bebé, pero al ser positivo para el virus que causa la Covid-19, es necesario que el bebé no permanezca en la misma habitación.

“Los cuarentenialls tienen la particularidad de haber nacido durante el aislamiento obligatorio, en medio de estrictos protocolos de seguridad y sin poder recibir visita de muchos parientes. Así que recibirán primordialmente cariño y caricias de sus padres, debido al temor latente de contagiar o tener que separarse del pequeño si algún miembro enferma”, indicó en entrevista el ginecólogo obstetra Miguel Ángel Gallego.


Medidas de protección para padres

De acuerdo con el especialista, tras volver a casa hay que implementar una serie de medidas de protección al tener contacto con el recién nacido para reducir el riesgo de trasmisión del virus.

  • Lavarse las manos con agua y jabón por lo menos 20 segundos antes de cargar o acercarse al bebé. También se pueden usar desinfectantes que contengan al menos un 60% de alcohol.
  • Es recomendable usar una cubrebocas o careta cuando se esté cerca del pequeño.
  • Evitar la entrada de visitas en la casa para no tener un riesgo más alto.
  • El cuidador principal debe evitar salir y tener contacto con gente
  • Evitar colocar cubrebocas al bebé, pues podría ocasionar estrangulamiento accidental o asfixia. 

Covid-19 y la lactancia

De acuerdo con Laura Gómez, su ginecólogo fue quien le aseguró que no existe evidencia de que la leche materna transmita el virus a los bebés. 

“El médico fue quien me recomendó que, tras dar negativo en las siguientes pruebas, decidiera amamantar a Bárbara para poderle dar a través de la leche materna la proyección contra muchas enfermedades y que tuviera una buena fuente de nutrición. Lo hice con mascarilla, pero me daba miedo”, aseguró.

Otra opción era extraer la leche con recomendaciones de limpieza especiales para el extractor y después limpiar y desinfectar todas las partes que entraron en contacto con la leche materna.