Los fideicomisos de ciencia y tecnología se ‘salvan’…por ahora