Te explicamos la información sobre los fideicomisos de ciencia y tecnología (Foto: iStock)

La Cámara de Diputados dio el primer paso para la desaparición de 109 fideicomisos –la mayoría– destinados a ciencia y tecnología.

Esta iniciativa, que contempla la modificación a diferentes leyes, fue aprobada por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, en una decisión dividida, con 20 votos a favor y 15 en contra.

De acuerdo con una revisión hecha por Tec Review, tan solo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), actualmente, tiene bajo su administración 65, con un patrimonio de 24,956 millones de pesos.

Mientras, 26 fideicomisos destinados para los centros de investigación en el país tienen 785 millones. Los 99 fondos representan un total de 25,740 millones de pesos. Este jueves 1 de octubre, los legisladores tomarán la siguiente decisión. Pero, ¿realmente están en riesgo los recursos? Te explicamos lo que dicen los diferentes actores:

Te puede interesar: ¿De qué va y cuál es el futuro de la nueva Ley General de Ciencia?

Decisión dividida

El dictamen fue aprobado el martes 29 de septiembre por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados. Éste es el primer paso, antes de que se vote en el pleno durante la sesión del 1 de octubre.

La decisión entre los miembros de la comisión estuvo cerrada: se registraron 20 votos a favor –la mayoría del partido Morena y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)–, 15 en contra y una abstención. Sin embargo, se prevé que no tenga problemas para su aprobación en el pleno, debido a que Morena conserva la mayoría en San Lázaro.

La propuesta incluye la derogación, es decir, la eliminación de todo el capítulo IV de la Ley de Ciencia y Tecnología, que determina las reglas para constituir los fondos de investigación.

Diputados de Morena aseguraron que la modificación no implica la desatención al sector de ciencia y tecnología, es decir, que no está en riesgo.

Sin embargo, de acuerdo con las mismas cifras del Conacyt, la mayoría de los recursos de los Fideicomisos provienen de los rendimientos financieros y no de las aportaciones públicas.

Los legisladores dijeron que estos cambios buscan “mitigar” los efectos económicos de la pandemia por la Covid-19, reorientar recursos a temas de salud y garantizar la continuidad de los programas sociales.

Benjamín Campos, miembro de la Comisión de Presupuesto y que pertenece al partido Morena, aclaró que se busca una verdadera transparencia en el uso de recursos, ya que, dijo, “es evidente”, que estos mecanismos no funcionaron.

“No se va a dejar sin apoyo a investigadores, pero cómo se puede medir la productividad de los fideicomisos si no ha habido resultados”, aclaró.

El diputado Fernando Galindo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y quien fuera subsecretario de Hacienda, explicó que con la propuesta se dejarán proyectos “a medias”.

El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado Carrillo, aclaró que la extinción de fideicomisos “no significa la desaparición de algunas obligaciones legales del gobierno o la desaparición de algunos apoyos, sino que habrá una reorganización administrativa, donde los fideicomisos ya no serán la figura”.

Parlamento abierto, oídos sordos

La Cámara de Diputados organizó la figura de Parlamento Abierto –de manera virtual– para dar a conocer la propuesta a los diferentes actores interesados, sin embargo, muchos investigadores emitieron recomendaciones en contra de la legislación.

De acuerdo con el colectivo ProCienciaMX, que agrupa a científicos de todo el país, el proyecto contradice “gravemente” la declaración de los coordinadores de todos los grupos parlamentarios, quienes desde el 15 de abril señalaron en un comunicado que había que garantizar el apoyo a la investigación y desarrollo tecnológico y no afectar a ninguna de las instituciones ni proyectos en curso y potenciales.

“Se llevaron a cabo tres sesiones de Parlamento Abierto los días 4, 18 y 26 de junio del presente. En ellas, los directores de Centros Públicos de Investigación (CPIs), del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) y de otras entidades públicas, reconocidos investigadores y numerosos diputados participantes de todos los partidos, dieron abundantes razones y coincidieron en que, de concretarse la extinción de los fideicomisos de ciencia y tecnología, los resultados serían desastrosos para el funcionamiento de la ciencia en México y para el desarrollo del país”.

Aunque los legisladores justificaron la decisión por la necesidad de reorientar recursos para la Covid-19, el colectivo ProCienciaMX piensa lo contrario.

“Reconocemos la situación de emergencia económica en que se encuentra el país, pero no creemos que deba resolverse con el recorte a los recursos para la investigación científica. En el combate a la pandemia ha sido claro el papel irrefutable que juega la ciencia en la solución de problemas importantes del país y del mundo. La investigación en muy diferentes disciplinas ha aportado respuestas y caminos que deberán multiplicarse para resolver los nuevos problemas económicos, sociales y de protección a la salud y al medio ambiente en los próximos años. En mayo de este año, más de 2,000 científicos de todas las disciplinas expresaron que, de concretarse la extinción de los fideicomisos, los resultados serían desastrosos para el funcionamiento de la ciencia en México y para el desarrollo del país en el futuro cercano”.