qué es el mobbing
Te damos algunos tips para evitar las malas prácticas en tu emprendimiento. (Foto: iStock)

Cuando el mobbing se detecta, ya es demasiado tarde. Los problemas en el emprendimiento de Gabriel comenzaron cuando invitó a su pareja a trabajar en la misma oficina que él. Aunque tenían negocios distintos, comenzó a involucrar a Becca en su proyecto. Un día la nombraba directora de desarrollo de talento y atracción de negocios, pero a la semana siguiente la destituía de cualquier cargo.

Así sucedía constantemente, de acuerdo a sus peleas de pareja. El poco personal de la pequeña empresa comenzó a verse afectado. Becca solía criticar las actividades de las ejecutivas y llegó a agresiones como arrebatar documentos, llaves o paquetes que no le pertenecían.

Hartas de meses de maltratos y de la pasividad de Gabriel, fundador de la empresa, para corregir el camino, las ejecutivas renunciaron. Los pendientes en la agencia se acumularon y Gabriel no podía atenderlos todos. Otros empleos eventuales también se vieron afectados por la tensa relación en la oficina.

“Antes iba cada dos meses a dar mantenimiento a los equipos de cómputo. Podía ir varias veces al año. Pero en los últimos cinco años solo he ido dos veces”, cuenta Ernesto, un trabajador eventual que pidió modificar su nombre.

Te puede interesar: Las habilidades de liderazgo necesarias durante la pandemia

El mobbing, un problema compartido

El acoso, también conocido en inglés como mobbing, es un tipo de maltrato modal o verbal que recibe un empleado por parte de jefes o compañeros. Puede ocurrir en cualquier industria e incluso en los emprendimientos. Las consecuencias, como en el caso de Gabriel, son la pérdida de talento. Pero, puede tener otras grandes afectaciones.

“El mobbing afecta directamente a la productividad de las compañías o la forma de rentabilidad. La gente que pasa este tipo de situaciones no está siendo productiva. Está desmotivada porque no puede hacer su trabajo adecuadamente”, señala Arleth Leal, directora asociada de Red Ring, firma especializada en soluciones de recursos humanos.

En el caso de los emprendedores, el mobbing puede inhibir su creatividad y la búsqueda de financiamiento a sus proyectos.

“Si un emprendedor en un inicio era muy entusiasta, creativo y expresivo y que de pronto empieza a ser apático, a estar deprimido y deja de participar puede ser una señal de que está siendo afectado por mobbing. Puede ser de compañeros o de posibles inversionistas”, explica Olivia Olivia Segura, directora de Asesoría en Capital Humano y Cambio Organizacional de KPMG en México.

Otras consecuencias del mobbing son:

Daño psicológico

Rotación laboral

Baja calidad en productos o servicios

Afectación a la imagen de la empresa

Problemas para atraer talento a la empresa o emprendimiento

 

Tipos de mobbing

El acoso moral en el trabajo puede darse de tres maneras. Katia Villafuerte, profesora del Tec de Monterrey e integrante del Departamento de Gestión y Liderazgo, los identifica:

  • Ascendente: se da lugar de inferior a superior. Puede darse cuando llega un nuevo jefe a o cuando algún compañero, que antes era un igual, se vuelve o jefe.
  • Horizontal: es entre iguales. Puede ser en tu propio equipo o de otras áreas.
  • Descendente: es de líder hacia el subordinado.

Villafuerte señala que en todos los casos se detectan conductas de desprecio, humillación o acusaciones infundadas. A veces, superan las situaciones de envida o celos profesionales. “Aunque suene mal, la persona (que ejerce el mobbing) tiene algún problema de salud mental”, advierte la académica.

¿Cómo detectar el mobbing?

¿En tu empresa ha bajado la productividad? ¿Los empleados faltan o incumplen tareas con frecuencia? Estas son algunas alertas de que está ocurriendo acoso laboral en tu área o empresa.

“No muchos denuncian (el mobbing) por temor a parecer chismoso o a perder su trabajo. Sin embargo, las consecuencias en el área psicológica son brutales”, advirte Leal. “Después se vuelve en daño físico: presentan desánimo, no quieren ir a trabajar, tienen estrés y problemas de sueño”, agrega. Las especialistas coinciden en que las víctimas de mobbing bajan su creatividad y no alcanzan sus metas.

La mitad de los empleados que renuncian a puesto lo atribuyen al mobbing, de acuerdo con datos de Red Ring. Así que la empresa o emprendimiento pierde talento por una situación que se pudo corregir.

“Lo prioritario es la persona que está recibiendo el mobbing. La parte económica es lo menos importante, en un momento dado. (Aunque) a nivel legal puede se estaría trasgrendiendo la NOM-035 porque hay circunstancias en el ámbito laboral que están haciendo padecer a nivel psicosocial al empleado”, dice Villafuerte.

Para la académica, el mobbing puede tener consecuencias personales como:

  • Trastornos depresivos
  • Ansiedad
  • Abuso de sustancias o alimentarios
  • Problemas sexuales
  • Impacto en las relaciones familiares

Para Diana Gutiérrez, psicoterapeuta de la unidad clínica de Neurociencias Neurométrics, el mobbing se filtra a la vida íntima. “Va a permear en las diferentes áreas de la vida de una persona. No solo en el contexto laboral, social sino también en el personal y familiar. El nivel de afectación va a depender del grado de mobbing y la estructura de personalidad de cada individuo”, explica.

Consecuencias legales

Si bien la Norma Oficial Mexicana-035-STPS-2018 ayuda a identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial en los centros de trabajo, su aplicación está en la primera etapa. Aunque es un esfuerzo por mejorar las condiciones de ambiente laboral en las empresas, su adopción es incipiente.

“La NOM-035 apenas estableció. (…) En la segunda fase la idea es pasar a cómo se debe de realizar la identificación y el análisis de los riesgos psicosociales”, dice la profesora.

Aunque por el momento, las empresas también están tratando de cumplir a su manera. “La queja de las compañías son los trámite y requisitos para cumplir la norma. Muchas de ellas lo están haciendo solamente para cumplir el trámite. Mientras que otras compañías la están tomando en serio con acciones que ya estaban trabajando”, señala Leal.

Cultura de denuncia

Para efectivamente eliminar el mobbing de las organizaciones se requiere primero de una cultura de denuncia. Pero generalmente, las víctimas de mobbing guardan silencio.

Denunciar el mobbing, no quiere decir que se está indispuesto a la retroalimentación. “Se debe dar de una forma respetuosa. Cuando no sea así que lo tomen de quien viene”, dice Segura. Ella pide a los emprendedores y empleados que trabajen en su autoestima para tratar de solucionar estas situaciones.

Si no funcionan las medidas de solución asertivas para mediar con el agresor, el proceso continúa con el área de recursos humanos. “Lo más importante es reconocer que fue víctima de mobbing. Las organizaciones tienen que promover la confianza para que lo denuncie”, agrega.

Además, recomienda enfrentar al agresor para poner un alto al abuso. Que haga públicas las agresiones y las respalde con pruebas. “Dentro de la empresa, depende de la estructura y del tamaño, puede haber líneas de ayuda de apoyo donde se pueden denunciar este tipo de conductas”, dice Segura.

En caso de que el abuso no se detenga, la empresa está condenada a perder personal e innovación. “El talento no puede desempeñarse de manera óptima en un ambiente donde se siente hostigado y agredido en todo momento”, advierte.

¿Te gustan nuestros contenidos? Puedes suscribirte gratis a nuestro newsletter

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre