Nuevo etiquetado para la salud: primer paso para acabar con una gran epidemia