Por primera vez desde la II Guerra Mundial no habrá ceremonia presencial de los Nobel