Ciencia y tecnología ‘ganan’ más recursos