Península de Yucatán: la privatización del territorio colectivo