Un estudio preliminar arroja resultados alentadores sobre la vacuna rusa