90 % de los países ha interrumpido sus servicios sanitarios esenciales con la pandemia