Mexicans who defend the purity of honey
Mexican beekeepers struggle to maintain product quality, which begins with feeding the bees. (Photo: iStock)

La no adulteración de la miel en ninguna de sus fases de producción es la bandera que ensalzan tres mexicanos quienes, en entrevista para Tec Review, comentan las estrategias que tienen en mente para defender la integridad de la sustancia producida por las abejas.

Uno de ellos es Liborio Carrillo Miranda, responsable del Módulo de Apicultura del Centro de Enseñanza Agropecuaria de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien afirma que la adulteración comienza desde la alimentación de las abejas en periodos inadecuados.

¿Qué es el glifosato? ¿Por qué se ordenó su eliminación?

“Cuando el apicultor alimenta con sacarosa a las abejas durante el flujo de néctar, está adulterando la miel, porque es un alimento que las abejas no lo van a meter a la cámara de cría, sino que lo van a mandar a las alzas (cajones destinados a la acumulación de la miel), donde sí van a producir mucho, pero como resultado del azúcar que el apicultor les dio”, afirma Carrillo Miranda.

Glucosa o fructosa, obtenidas de la harina de maíz, son los azúcares con que algunos apicultores alimentan indebidamente a las abejas. También hay comerciantes que presentan líquidos de estas sustancias como si fueran miel pura.

Hay otros que lo que venden es glucosa y fructosa con color y sabor a miel; es lo que normalmente uno ve en los mercados sobre ruedas. Eso se llama jarabe de maíz. Por ejemplo, la llamada miel Karo no es miel, sino un jarabe artificial”, expresa este experto de 60 años de edad.

Para ayudar a resolver el problema, Carrillo y otros científicos de la FES Cuautitlán han instrumentado pruebas de campo destinadas a productores nacionales, para que puedan hacer un análisis previo de sus mieles, cuando las sacan de las colmenas, y puedan ver con qué calidad cuentan.

“También damos cursos de capacitación a los productores, los invitamos aquí no solamente para hacer los análisis de miel, sino también para hacer el proceso de industrialización de sus productos apícolas, para que puedan llegar al consumidor final, ya no solamente con un producto primario, sino también con un producto transformado, pero que cumpla con las normas”, dice este académico nacido en Acuitzio del Canje, Michoacán.

Reducción de abejas, amenaza para la alimentación humana

Por una cultura de la miel

Del lado empresarial está Iris Corona, apicultora y gerente general de Miel Oro, compañía mexicana fundada en 1974. Ella comenta que China es el principal país comercializador de miel adulterada en el mundo, lo cual representa un tipo de competencia desleal que ha afectado mucho a los productores de miel pura.

“A nivel mundial, hay una piratería en la miel impresionante. Como consumidores nos queda tener mucho cuidado del lugar donde compramos la miel, también nos toca la tarea de exigir que la etiqueta del envase diga la verdad”, dice esta mujer de negocios, de 72 años de edad.

Corona también promueve proyectos educativos sobre los beneficios que aporta la miel al organismo y la importancia de las abejas, ya que estos insectos son fundamentales para el sostenimiento del ecosistema en el que vivimos.

“En Miel Oro queremos fomentar la cultura del cuidado de las abejas y del ambiente. Por ello impartimos pláticas, talleres y cursos en que los niños aprenden sobre la vida de las abejas y su cuidado. Creemos que la educación ambiental es una estrategia necesaria para acercar a las nuevas generaciones a la naturaleza y el consumo responsable”, se lee en la página de Miel Oro.

Esta empresaria, nacida en Guadalajara, Jalisco, también platica que así como hace 40 años los apicultores lograron superar el embate de la plaga africana que llegó a territorio nacional, ahora también podrán triunfar en la batalla contra la adulteración de la miel.

“Sobrevivimos a las abejas africanas, de la década de los 80, por las que el 70 % de la apicultura desapareció en México; nos pudimos recuperar y aquí estamos otra vez. También confío mucho en que cada vez más mexicanos estén conscientes del tipo de endulzantes que comen”, dice Corona.

Rumbo a un consejo regulador de la miel

Respecto a conocer las propiedades de la miel como un alimento completo y no sólo como un edulcorante, Antonio Miranda Miranda, director comercial de Organismos Integrados de Apicultores de México (Oriamex), afirma que la miel contiene vitaminas, minerales y aminoácidos.

“La miel es un alimento nutracéutico, esto quiere decir que es una sustancia con propiedades nutricionales y terapéuticas”, afirma este líder de apicultores, de 58 años.

Por otro lado, Miranda Miranda considera que para atacar el problema de la adulteración es necesaria la conformación de un consejo regulador de la miel, muy parecido al de otros productos como el tequila o el mezcal.

“Son organismos dedicados a verificar y certificar que los productos sean auténticos para beneficio del consumidor”, explica este perito en el tema de la miel, nacido en Jilotepec, Estado de México.

“Nosotros estamos en el trámite de conformar por primera vez en México un consejo regulador de la miel. Estamos trabajando en ello. Esperemos que a finales de este año ya esté listo”, agrega.

Esto serviría también para colaborar aún más estrechamente con laboratorios universitarios especializados en certificación de la miel; entonces la pinza se cerraría entre el sector académico y el comercial en beneficio de los consumidores.

Mientras no se hayan puesto en marcha regulaciones estrictas en el mercado mexicano de la miel, el gerente comercial de Oriamex brinda una sugerencia para discernir fácilmente qué miel es la verdadera.

Una única característica permite saber a simple vista si no hay adulteración: si la miel está cristalizada, entonces es pura. Popularmente se dice que la miel se azucara. Los jarabes no cristalizan”, concluye.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre