Defensoras ambientales expresan sus preocupaciones mientras la crisis del Covid-19 se agudiza