El teatro en la nueva normalidad
Los teatros en Brasil abrieron a un tercio de su capacidad. (Foto: Reuters)

El teatro no está de luto porque el telón está cerrado. La pandemia le ha dado la oportunidad de reinventarse. Canales de YouTube, escenas vía Zoom y otras redes sociales han servido como ventana a este arte. Es innegable que la pandemia por Covid-19 ha tocado todas las actividades culturales. Pospuso conciertos, cerró cines y paralizó al teatro… pero los creadores no se rinden.

¿Te interesan nuestros contenidos? Puedes suscribirte gratis a nuestro newsletter

Crear en confinamiento

A Karla Cantú, directora escénica, la pandemia la sorprendió en medio de un proyecto. “Cuando inició la cuarentena, la convocatoria de EFIARTES estaba próxima a cerrar. Uno de mis mejores amigos y yo debíamos terminar de armar la carpeta del proyecto que buscamos sea financiado”, señala.

Realizar las firmas, concretar las reuniones, completar el elenco y entregar todos los documentos a tiempo fue un desafío. “El productor logró cerrar el proceso con éxito, pero sin duda, algunas de las tareas se vieron afectadas por el distanciamiento social. Ahora esperamos quedar seleccionados”, cuenta Cantú.

Estas dificultades inspiraron a Cantú, dramaturgos y actores a su propia puesta en escena a propósito de la nueva normalidad. Se trata de ZooMidos Enlacuarentena, obra que utiliza a la plataforma Zoom, de videoconferencias, para compartir entretenimiento durante el confinamiento. La primera temporada ya está disponible en YouTube. Pero el caso de Cantú y sus compañeros ya había ocurrido en la historia del teatro y de la humanidad.

“Si hacemos una revisión de la evolución del arte teatral siempre ha habido adaptación. Momentos como este confinamiento han servido para que muchos artistas crearan obras que siguen siendo importantísimas, como Shakespeare”, señala Alfredo González, académico que ha estudiado el impacto del teatro como herramienta de solución de conflictos.

El confinamiento es un reto a vencer que con ayuda de las plataformas digitales en internet, los artistas están tratando de superar. “Estoy en pláticas con algunas amigas para hacer un proyecto por internet o por alguna plataforma. No le quiero llamar teatro porque para mí pierde totalmente el esencia. Tampoco es cine ni televisión, habremos de buscarle un nombre apropiado”, dice la actriz Blanca Ferreira.

Mientras está en confinamiento y sus recursos disminuyen, pues lleva cinco meses sin trabajo, Ferreira echa mano de sus ahorros. Aunque ha recibido un apoyo de 3,000 pesos por parte de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), su disciplina para el ahorro y la venta de productos alimenticios la ayudan a salir de algunos gastos.

“Bastantes actores recibimos esa ayuda. Algunos dicen que es muy poquito, pero finalmente es una ayuda. Fui afortunada porque varios amigos fueron a hacer el proceso y no a todos los aceptaron”, agrega la actriz.

Mientras las autoridades de salud combaten la pandemia, Ferreira continúa haciendo castings vía remota en video. Así, el confinamiento puede ser aprovechado entre los actores y dramaturgos, pero también es un desafío para los empresarios.

El teatro en la nueva normalidad
Limpieza de un teatro en Brasil (Foto: Reuters)

El teatro, tan seguro como otros espacios

Si bien una de las indicaciones más recurrentes para evitar los contagios de Covid-19 es mantener la distancia, en el teatro se puede cumplir con ello. “Estamos dispuestos a que nuestros elencos, personal operativo, técnico y administrativo se someta a pruebas recurrentes de la Covid-19”, señala Guillermo Wiechers, productor de teatro.

Wiechers también es integrante de la Sociedad Mexicana de Productores de Teatro (Teatromex). Cuenta con más de 128 socios activos, todos empresarios del teatro que buscan apoyo de las autoridades.

Los integrantes de Teatromex buscan es que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum, escuche su propuesta de apoyo a los afectados con el cierre de los teatros.

“Tuvimos una reunión productiva con el subsecretario de gobernación Ricardo Peralta. Hemos tratado de sensibilizar a todas las autoridades que no se trata de los 128 socios de Teatromex. Se trata de 10,000 familias”, destaca Wiechers, productor de Jesucristo Superestrella.

El teatro en la nueva normalidad
(Foto: Reuters)

Seguir viviendo del teatro

En el caso de grandes producciones que tienen contratos estrictos, deben respetar las cláusulas para evitar dañar los derechos de autor.

“Los contratos de derechos que firmamos con los autores estipulan que somos dueños de la representación en México, en español, para la representación en vivo. No estamos autorizados a grabar ni a transmitir en vivo, ni por televisión ni en cualquier otra plataforma conocida o por conocerse”, explica el empresario sobre la imposibilidad de usar plataformas digitales para monetizar la obra.

Actores en lo individual, las asociaciones y los empresarios tratan de presentar alternativas para continuar laborando. Aunque Wiechers espera que algunas obras como Hoy no me puedo levantar y Jesucristo Superestrella regresen a escena en octubre y noviembre, todavía falta el visto bueno de las autoridades.

Eso no merma el ánimo y las propuestas para seguir viviendo de este arte. Teatromex busca de las instituciones como Nacional Financiera un rescate de hasta 25 millones de pesos. En tanto, Ferreira, Cantú y otras personas que viven del teatro se adaptan a las escenas vía digital.

Te puede interesar: Un nuevo rumbo para las librerías de viejo